Haiki
4 Comments 474 Views

El eneatipo nueve, la pereza (de sí mismo)

 

Muchas veces se presenta al nueve como una persona holgazana y perezosa; lo cual, no es demasiado atinado. En palabras de Claudio Naranjo, el nueve tiene pereza, pero “pereza de sí mismo”. No se escucha y pasa su vida confluyendo con los demás.

Si te apetece conocer mejor a este eneatipo ubicado en la parte más alta del símbolo del eneagrama, ¡este post te gustará!

Nota importante 1: Todo lo que leerás en este post está basado en nuestro aprendizaje leyendo los libros de Claudio Naranjo y asistiendo a los SATs. 
Para profundizar en el Eneagrama siempre recomendamos hacer la formación del SAT.
Nota importante 2:Lo que leerás a continuación es la descripción del eneatipo en un estado de neurosis avanzado. Lo normal es que nadie tenga todas estas sombras a tope y te puedas identificar de manera gradual con lo que aquí te contamos.

1 Características generales del eneatipo Nueve

1.1 Rasgos de personalidad del eneatipo Nueve

La palabra confluencia suele usarse en la hidrografía para concretar el momento de unión de dos o más corrientes de agua. Y este es el término más preciso para resumir lo que le ocurre a este eneatipo.  El nueve confluye y se confunde con el otro.

A diferencia de sus compañeros de tríada, los ochos, el nueve se olvida de sus verdaderas necesidades y se pasa la vida haciendo para que los demás estén bien. Y ¿cómo está él mientras tanto? El nueve ni lo sabe; no es importante cómo se encuentra. De hecho, no se para ni a sentirlo. Vive en la más absoluta desconexión de él mismo.

En cualquier caso, en contraposición con los ochos, la descripción que vendrá a continuación pudiera indicar que los nueves no son un eneatipo que tiene demasiados problemas. Casi, casi, pareciera que está medio sano; pero bien sabemos que todos los eneatipos tienen (o pueden tener) el mismo grado de neurosis. El camino de crecimiento personal es para todos el mismo. Cada eneatipo dista del centro del símbolo del eneagrama la misma distancia y, por lo tanto, todos ellos tienen el mismo tamaño de sombra.

En cualquier caso, es el número central de triada de la acción y, de partida, es un eneatipo visceral. De hecho, en un momento dado, puede ser el de más acción de todos los eneatipos.  

Tienen una forma de ser que cae bien. Son amables y afables, no crean problemas, no son narcisistas y, de hecho, se podría decir que cuadran bien con el prototipo de bonachón. 

A su vez, aunque no es cosa sencilla, el nueve tiene el poder de transmutar esta apatía por el mismo y convertirse en una persona centrada que será insuperable en la mediación de cualquier conflicto.

Pero mientras llega a este estado, el nueve suele vagabundear por la vida, intentando no ser visto (y, normalmente, consiguiéndolo).  Aunque en general es gente voluminosa, muchas veces, tienen la capacidad de no llamar la atención. 

Tienen miedo de ellos mismos y ni se plantean sacar todo su potencial y ponerse a brillar.

Se sitúan en la antítesis del eneatipo dos. A los dos se les ve aunque no quieran y, por otro lado, además !suelen querer!

Normalmente, el nueve, y en esto coincide con los sietes, si ve problemas, esconde la cabeza como la avestruz y si te he visto no me acuerdo. Son resignados y evitan la confrontación. Necesitan que todo esté en paz y armonía. Cuantas menos cosas estridentes ocurran, mejor.

Pero volviendo a la pereza, conviene matizar varios aspectos.

¿Es el nueve un eneatipo que se queda en la cama mirando al techo? Puede hacerlo; pero, generalmente, no está en esas. Lo que le mueve es estar en la acción, aunque ciertamente, es una acción robotizada. 

El nueve no es que no haga, hace y hace, pero le cuesta dejar de hacer lo que está haciendo para hacer otra cosa que le sea más provechosa. Es como si fueran por la vida en piloto automático.

En este sentido, Gonzalo Morán, apunta

“(…) Los Nueve suelen usar el mecanismo de «narcotizarse»; es decir, llenarse con actividades superfluas que los mantengan distraídos: esto puede variar desde ser adictos a la televisión, a hacer crucigramas o arreglar primorosamente su jardín…mientras se les quema la comida. 

Cualquier cosa es válida con tal de «distraerse». Los Nueve suelen ser bastante despistados, se distraen fácilmente, pierden el hilo de las conversaciones, no recuerdan las cosas y suelen «desconectarse» de las cosas , «colgándose mentalmente» («estar en babia» como se suele decir) muchas veces no enterándose de lo que se dice o de lo que sucede a su alrededor.

Esto también los lleva a una cierta apatía, como si cuando se cayera el mundo ellos simplemente se limitaran a encogerse de hombros con resignación y seguir haciendo sus crucigramas o mirando su novela favorita”.

(ver post)

Con todo ello, el nueve se narcotiza con estímulos externos para no reconocer sus verdaderas emociones. Pueden desenchufarse de sí mismos con un sin fin de actividades y adiciones. Jugarán de manera compulsiva a videojuegos y no pararán de tragar telebasura (también comida basura). 

Cualquier cosa antes que encontrarse de frente con su realidad.

Así, ni siente ni padece y, aparentemente, lleva una vida tranquila y apacible.

Son pasivo-agresivos; es decir, tú les dices algo que te ha molestado de ellos y ellos se hacen los locos o se salen por la tangente (parecido a los sietes). Esta forma de no encarar la conversación puede parecer que no es violenta; pero, en el fondo, también lo es, pues no se puede debatir con ellos e intentar arreglar el problema. 

Además, así, ellos aguantan un reproche por aquí, otro por allá, y se van sintiendo siempre recriminados. Por ello, hay un día en que la gota colma el vaso y explota con agresividad desmedida. Luego se sienten fatal y vuelven a lo de siempre.

Como los cincos, son un eneatipo “lento”, en contraposición a otros muy “rápidos” como el siete o el ocho.

La palabra pereza viene del latín pigritia, que en un principio tenía más que ver con la flojera  que con la holgazanería. Flojera por ocupar su sitio y salir de este mundo robotizado.

 

A nivel intelectual suelen presentar bastante desinterés.

Como bien dice Claudio Naranjo

“(…) La combinación de pérdida de interioridad con el carácter resignado y abnegado que la acompaña resulta en un síndrome de «terrenalidad» confortable y bienintencionada, que puede ser exagerada hasta el punto de la literalidad y la estrechez. El eneatipo IX no sólo es alguien que no ha aprendido a amarse a sí mismo como consecuencia de la falta de amor, sino alguien que olvida su frustración amorosa por medio de una especie de paquidermismo psicológico, una sobresimplificación, una amputación psicológica que hace de éste el menos sensible y el más estoico de los caracteres.(…) es el tipo de persona  contento y generoso, cuya «apatía» no se revela tanto en una aversión hacia los asuntos espirituales como en una pérdida de interioridad, una aversión a la exploración psicológica y una resistencia al cambio que coexiste con una estabilidad excesiva y una inclinación conservadora. Su lema -para él y para los demás- podría ser «no balancees la barca».”

También se les asocia con la palabra latina Acidia, que venía a significar desidia (sin cuidado). En este sentido, tendría que ver con la ausencia de energía y tiene incorporada una cierta carga de tristeza

Claudio Naranjo también les otorga una “pereza del alma”.

Les cuesta saber cuáles son sus prioridades. Quizás tienen que entregar un trabajo el viernes, y hasta el jueves han estado haciendo otra cosa que no urgía para nada (confunde lo urgente con lo importante). 

Así que, el viernes tienen que volverse locos para entregar. 

Aparentemente, no han parado y puede parecer que son supereficientes (porque suelen conseguir entregar); pero, a diferencia de los treses, les cuesta poner el foco y planificarse bien. El tres es más maleable, tiene más cintura; mientras que el nueve es más tozudo y le cuesta pivotar de un lado al otro.

No tiene un objetivo claro, no es una acción para conseguir lo que él quiere, es un estar en el hacer, para no estar en contacto con sus deseos y sus necesidades

Así, normalmente, el nueve está en contacto con la gula (como el siete); con la gula de hacer mil cosas o de comer como si no hubiera mañana, pero el nueve no tiene el entusiasmo del siete. El siete disfruta en todo ello, el nueve no está en la acción desde el goce real. 

De hecho, ellos son los grandes masoquistas del eneagrama y son capaces de soportar carros y carretas. Eso sí, aunque habitualmente no contactan con la ira, cuando ya no pueden más, pueden tener reacciones iracundas desproporcionadas (¡para algo son compañeros de viaje de sus vecinos los unos y los ochos!).

 

Por otro lado, a diferencia de los eneatipos inferiores del eneagrama, cuatro y cinco, que están en la carencia, ellos están en la aparente abundancia. Pero es una abundancia normalmente material y concreta. Si rascamos un poco, veremos que detrás de ella, hay una carencia inmensa. 

Además, el cuatro y cinco, en general son bastante delicados y frágiles y el nueve, en un principio, es resistente y un tanto tosco.

Con sus excesos con la comida, el eneatipo nueve, consigue anestesiar lo que realmente le pasa por dentro. 

Mucha comida, muchas tareas por hacer, de todo mucho; pero, en el fondo, todo muy vacío. El nueve no se sacia y esta abundancia, en el fondo, es muy egoísta. De hecho, cuando confluye con el otro, no es que quiera ayudarle especialmente; es su táctica para estar entretenido y no tener que ocuparse de sí mismo.

El Nueve en el amor

El eneatipo nueve, el amor, lleva al extremo todo lo que venimos diciendo y le falta un poquito de egoísmo. Ser tan complaciente será siempre un mal negocio.

De partida, pone al otro por delante de él y cuando alguien no se quiere primero a sí mismo, el amor que puede ofrecer al otro es un amor cargado de necesidad. Confunden el amor con el apego. Es una forma infantil de poner la felicidad de uno mismo en manos del otro. Este mecanismo de evitación de la confrontación, en el nueve, se ve llevado al extremo; pero cuidado porque, en menor o mayor medida, otros muchos eneatipos como por ejemplo el cuatro también lo hacen. 

Los nueves son demasiado adaptables y esta es su particular manera de manipular. Es decir, si ellos están tan pendientes del otro, el otro nunca les dejará. Así “controlan” la situación y, además, se pueden vender como una especie de ángeles guardianes de sus parejas. 

En el fondo, hay un miedo atroz a la soledad, una desconfianza permanente en el otro y una inseguridad en uno mismo aplastante. Por todo ello, la codependencia, en el mejor de los casos, es un mal parche en este complicado mundo del amor.

Es una manera de reducir el miedo al abandono y el rechazo; pero, evidentemente, es pan para hoy, hambre para mañana. Sostener una relación así en el tiempo, es la mejor manera de garantizar la autoanulación y alejarnos de la felicidad.

Una de sus ideas locas es “la necesidad del otro siempre es más importante que la propia”.

También usan la deflexión como mecanismo de defensa, que viene a ser la imposibilidad de un contacto real  e intenso con el otro. Es decir, la confluencia de la que hablamos es una fusión desde el ego, no desde la esencia.

Ellos siempre han de poner buena cara a todo lo que ocurre; perdonan infidelidades, olvidan humillaciones y todo ¿para qué? 

Para no contactar con el dolor que realmente sienten. Por lo tanto, son perdones y olvidos mecánicos; no los hacen desde haber integrado lo ocurrido para luego decidir si perdonan y olvidan (o no).

Si están con una pareja, pase lo que pase, lo único que querrán es que la relación continúe. Tienen una resistencia al cambio brutal.

Pueden tener bastante desinterés por lo sexual y les costará la vida ponerse en modo “sensual on”. No son propensos a estar en el placer y dejarse sentir.

Por aquí les vemos, nuevamente, en las antípodas de los doses. 

Recordemos que uno de sus mecanismos de defensa es la retroflexión; es decir, antes que alguien les haga daño, ya se lo hacen ellos mismos. Así se convierten en objeto y diana de sus dardos envenenados. En este sentido, jamás harán reproches o reclamaciones a sus parejas. En cambio se comerán sus palabras, produciendo esto un daño emocional interior de gran dimensión.

El Nueve en el trabajo.

En su estado más patológico, serían los peones de carga. 

Tienen un punto estoico y pueden ser bastante hiperactivos en el terreno laboral.

Pueden soportar al más tirano de los jefes y estar en un entorno laboral tóxico, totalmente desconectados de la realidad. Son cumplidores

En general, no les pidas ni la creatividad del cuatro, ni el entusiasmo del siete, ni mucho menos  la eficiencia del tres, pero ellos no son de fallar. 

En cualquier caso, hagan lo que hagan, son mucho más valiosos de lo que parecen.

Para ellos, con que haya cierta armonía en el entorno laboral será suficiente. No son de soñar mucho y aspirar a grandes metas.

Si hay un compañero en apuros, allá estarán ellos para solucionar el tema; si hay mucho trabajo y “toca” quedarse el finde a trabajar, ellos saldrán de voluntarios. Incluso si hay que comerse algún marrón los tendremos siempre disponibles.

Intentarán ser lo más prácticos posible, y evitarán cualquier tipo de complicación.

Son los reyes de la procrastinación y dejan todo para el último momento. 

Tenemos un querido amigo, asesor fiscal, que “siempre” “casi” las lía parda. Y aquí lo importante es siempre y casi. Normalmente, no termina liándola y todo va bien, pero juega con fuego y sorprendentemente no se suele quemar.

Por ello, les conviene ir despertando para poder salir de esta situación de sometimiento y aguante continuo. Tienen especial dificultad en decir no, por lo que les veremos asumiendo lo inasumible. No saben poner límites a sus jefes o compañeros de trabajo que, a menudo, se aprovecharán de ellos.

Se habla de ellos como personas indolentes; es decir que se resignan con lo que tienen. Esto es muy diferente a la sana aceptación de lo que hay -que es algo que va bien para cualquier eneatipo-.

Si salen de esta rueda invisible, pueden pasar otros niveles y ser mucho más útiles al mundo.

Como decíamos previamente: si han tenido un cierto recorrido personal, pueden ser clave en los conflictos y convertirse en unos grandes mediadores.

 

El Nueve en la alimentación

Son gente totalmente descuidada, y, en el terreno de la alimentación, les dará igual qué comer mientras se abundante en cantidad de comida y en cantidad de veces que se sientan a la mesa. Comen con compulsión.

Son personas a las que les gusta estar acomodadas y la seguridad. Por ello, pueden tener una despensa llena para por si acaso. Despensa que representa la mochila que ellas mismas llevan a cuestas por no enfrentarse a su propia realidad.

Fueron niños que estuvieron atiborrados y ya de mayores, piensan que eso es lo normal. Los atracones son continuos y es más que posible que vuelvan a hacer lo mismo con sus hijos. El nueve se autoanula y esta forma de alimentarse es la mejor manera de autodañarse inconscientemente.

Para ellos, la comida sustituye cualquier contacto con su interior y se dan a ella con pasión. Suelen tener sobrepeso y una salud un tanto mermada.

1.2 infancia de los Nueve

Pueden haber crecido en una familia numerosa donde la atención de sus progenitores no se centraba demasiado en ellos.

Además, cuando lo hacía, muchas veces, era para obligarles a comer más. También fueron muy ordenados por su papá y mamá para que no dieran guerra. Es como si siempre hubieran sido pisoteados suavemente. Tan suave que ellos ni lo veían. No sufrieron episodios dramáticos como sus vecinos ochos; todo estaba en una aparente calma. Pero en su infancia, el niño nueve siempre quedaba por debajo, el último, sin el aliento necesario.

El niño nueve no reclama, ellos colaboran para que todo vaya bien. Se hicieron invisibles desde bien pequeños.

Estamos, nuevamente,  ante otro carácter que se hizo mayor antes de tiempo y no conectó en su totalidad con el disfrute de ser niño. 

Desde ahí, contactan con el masoquismo y con la herida de la infancia de la humillación.

En cualquier caso, ellos, en la actualidad, recuerdan una infancia estupenda y no echan nada en falta. 

Su tendencia a la idealización no les deja ver que sus papás también se pudieron equivocar y que ellos lo pasaron mal por eso.

1.3 El eneatipo Nueve en la bioenergética.

Casi todos los nueves son masoquistas y muchos masoquistas son nueves.

Por otro lado, aunque hay muchos masoquistas nueves, no es carácter exclusivo de este eneatipo. Puede haber muchos cuatros también masoquistas o con heridas masoquistas.

Desde aquí, hay que entender que “masoquista” en bioenergética no significa que disfruta del displacer; si no que tiene tanto miedo al castigo que no puede disfrutar con normalidad del placer.

Así, puede haber nueves rígidos, pero es extraño. Difícil de imaginar un psicopático nueve. Podría ser pero, desde luego, no sería el psicopático seductor. 

Casi imposible que un oral o un esquizoide se puedan ubicar en el nueve. 

Por ello, cuanto antes dejen de reprimir y tragar, mucho mejor.

Como decimos, muchos nueves son bastante redonditos y voluminosos.

Más sobre los caracteres de la bioenergética por aquí.

Pasión (tendencia emocional): Descuido (pereza de sí mismo -autoolvido-) / comodidad.
Fijación (pauta fija de pensamiento): Indolencia (apatía) / Sobre adaptación (confluencia).
Mecanismo de defensa:  Narcotización (deflexión) / evitación del conflicto.

TALLER ONLINE VIVENCIAL DE ENEAGRAMA

Encuentra tu yo real gracias al eneagrama.

1-11 septiembre 2020.

Acceder 

2 Los subtipos del eneatipo Nueve

2.1 El Nueve Social:

Valora la amistad y suele tener una presencia en lo social desde la participación. 

No tomará las riendas de un grupo, pero intentará aportar con sus intervenciones.

Aun así, tenderá a la prudencia y discreción y hará lo que sea porque el grupo esté cohesionado.

Muchas veces, la tendencia habitual del nueve a la confluencia, se ve directamente en el grupo. Es como si pudiera hacer cualquier cosa para que el grupo esté bien (olvidándose, nuevamente, de él mismo).

2.2 El Nueve Sexual:

Tienen un problema claro de límites con su pareja. 

Como veíamos con el amor de algunos cuatros, tienen tendencia al amor romántico, con todo lo que ello implica de imposibilidad real de amar. 

Los nueve sexuales pueden tener un punto emotivo mayor que sus compañeros de tríada.

Es como si ellos desaparecieran. En vez de hablar en primera persona pasarán a hablar siempre en plural. El “nosotros” es su nueva identidad y pensarán siempre lo que es mejor para su pareja, y ellos quedarán en último lugar. Así se hacen invisibles para sí mismos y se ponen al servicio.

Todo este movimiento antinarcisista, del que tanto pueden aprender los sietes o treses, a ellos les termina sentando fatal. Cuando se lleva al extremo el altruismo o ser excesivamente bueno, tampoco funciona. 

Al final, viven en la confusión y en la identificación con el otro. Un otro que también puede ser objeto de proyecciones.  

Son leales y celosos.

Con todo ello, pierde autonomía y conciencia de lo que es, realmente, importante para él.

Es como si ya de adultos siguieran buscando la fusión que tuvieron con mamá durante el primer año de su vida. 

Es una pasión por la confluencia y la fusión con el otro.

El tema del contacto-retirada no lo tiene bien pillado; por ello, será estupendo que vayan practicando, en la medida de sus posibilidades, con pequeños distanciamientos de su pareja.

En realidad, se produce una renuncia del instinto sexual propio, en favor del de sus pareja.

La abnegada Marge Simpson es un buen ejemplo de eneatipo nueve. Probablemente sexual.

(A nivel físico, no cuadra nada. Encajaría más con un carácter oral)

2.3 El Nueve conservación:

Tiene pasión por la comida y pone en ella todas sus esperanzas de satisfacción.  Con su apetito voraz tapan su desconexión con la emoción de la ira o el deseo. 

Suelen ser gente con problemas de obesidad y les puede gustar beber más de la cuenta. Pueden ser, en secreto, alcohólicos.

Es quien lleva más al extremo el tema de la invisibilización y son capaces de desaparecer de este mundo. 

Estar con la gente les saca de su zona de confort; así que, prefieren evitarla. Son muy tímidos y vergonzosos y, si pueden, se escaparán de cualquier aglomeración. 

Aun con todo, sí tendrán presente a su seres cercanos, familia y amigos,pero el resto del planeta les puede sobrar.

En cualquier caso, a diferencia del ocho conservación, que era fiero a más o no poder, el nueve conservación es un bonachón.

3 ¿Cuál es el camino de sanación del Nueve?

El nueve es un eneatipo que ha de pasar a la acción, pero a la acción que le conecta con sus deseos y necesidades.  Desde ahí, las relaciones se vuelven diferentes y comenzará a no caer tan bien. Esto es un signo inequívoco de que está en la dirección correcta. 

Necesita parar, para mirar adentro; así que, como casi siempre, la meditación es recomendación imprescindible para avanzar en el camino de crecimiento personal.

Nuestro compañero satero, Grabriel Aguilera (nueve conservación), en este mismo blog, comentaba,

“(…) Quizás lo que más me sorprende de mi eneatipo es la capacidad, aparentemente sin límites, de evasión del contacto conmigo mismo. Estas evasiones se producen muchas veces de manera simultánea, como ver la televisión a la vez que leo un artículo de matemáticas y juego al solitario del ordenador. Últimamente ya no me peleo tanto con ello, y me permito estas evasiones a cambio de no interrumpir mi disciplina del yoga (incluyendo la meditación). Se podría decir que estas dos partes en lucha de mí mismo han llegado a un cierto equilibrio.”

(ver post)

Es fundamental que el eneatipo nueve mire al tres e integre parte del narcisismo que tiene este eneatipo. Necesitan ponerse por delante del otro para salir de su círculo vicioso. 

Un punto de vanidad, también, les será muy útil para atreverse a pasar a primer plano.

En este sentido, han de aprender de los niños. Ellos, en general (a no ser que ya apunten maneras nueve), se hacen ver, van a por lo que quieren y ponen empeño (sin importarles si resultan molestos) en conseguirlo.

De los treses, lógicamente, también han de aprender a contactar con el corazón. Al tres también le cuesta, pero tiene ese potencial.

De los seises han de aprender a poner orden en sus ideas y pasar a la acción desde el coraje. Deben detener sus ganas de fusionarse y aprender a decir no.

Para ellos, es un ejercicio muy sano, decir que no a casi todo. Probar a hacer lo contrario de lo que han hecho toda su vida.

En cualquier caso, lo que hará que el nueve esté más en contacto con su esencia es dejar de confluir mecanicamente y poner mucho más interés en su propio cuidado. 

TALLER ONLINE VIVENCIAL DE ENEAGRAMA

Encuentra tu yo real gracias al eneagrama.

1-11 septiembre 2020.

Acceder 

Y si este post te ha gustado y quieres seguir profundizando, pronto estará disponible nuestro curso: Encuentra tu yo real gracias al eneagrama.

Nos puedes escribir a Haiki@haiki.es y serás el primero en enterarte de todos los detalles.

El refranero de los nueves:

Prefiero tener tranquilidad a llevar la razón.

Ante todo, mucha calma.

La pereza es la madre de todos los vicios.

Un hombre con pereza es un reloj sin cuerda.

Ante las injusticias y adversidades de la vida… ¡calma!.

Una vida feliz consiste en tener tranquilidad de espíritu.

Contra pereza, un palo en la cabeza.

(Post completo, aquí)

Puedes descargarte gratis nuestro ebook, “HAIKI, en busca del yo real”.

¡Que lo disfrutes!!

Acceder

Texto redactado por   Haiki

Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó

También te puede interesar: 

LAS TRES TRIADAS DEL ENEAGRAMA

20 PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE ENEAGRAMA.

El eneagrama según Claudio Naranjo

GUÍA RÁPIDA DE ENEAGRAMA

4 COMMENTS
  1. Marta

    Para mí, es importante prestar atención a mis necesidades (desde la más simple a la más compleja), y sobre todo situarme «antes que»: antes que la necesidad ajena está la propia.
    Y aún así…a veces me pillo haciendo todo lo contrario, y aquí es muy sanador ser compasiva conmigo misma: me he desviado del camino, es momento de regresar.

    1. admin

      Lo importante (y lo difícil) es ir pillándonos. Este es el camino, Marta.

  2. Marta

    Al leer este artículo, he sentido como todavía se me remueven las tripas con «se olvida de sus verdaderas necesidades»: en mi caso, es una sensación de alerta, como una autovigilancia para decirme «eh, vigila que te vas».

    También resuenan:
    «desconfianza permanente en el otro y una inseguridad en uno mismo aplastante» + «retroflexión; es decir, antes que alguien les haga daño, ya se lo hacen ellos mismos. Así se convierten en objeto y diana de sus dardos envenenados».
    Para ambos recurro a la compasión para conmigo y un «por hoy, me dejo en paz».

    Y ya con lo de «El tema del contacto-retirada no lo tiene bien pillado» y «comenzará a no caer tan bien. Esto es un signo inequívoco de que está en la dirección correcta.» He sentido como se dibujaba una sonrisa en mi cara…
    😉

    1. admin

      Seguro que esa sonrisa esconde todo un mundo detrás. Lo importante del nueve es entender bien su mecanismo, porque, en nuestra opinión, en muchos sitios no está bien contando. Nos alegra que el post te haya resultado interesante.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top