Eneagrama por Haiki

Relación entre los eneatipos del eneagrama. Las FLECHAS en los eneatipos.

En muchos sitios web vemos que se insiste en que cada eneatipo tiene alas y que se centran en un eneatipo y se descentran en otro. Claudio Naranjo no lo explicaba así. El tema de las alas no lo mentaba e insistía en que cada eneatipo puede pillar lo mejor y lo peor de los eneatipos que se relaciona a través del dibujo del propio símbolo del eneagrama.

Así que, si te parece bien damos un repaso al tema. ¿Nos acompañas?

El poder del eneagrama

En el post de hoy veremos la razón por la cual el eneagrama es una herramienta tan poderosa. “Adivinar” nuestro eneatipo no es tan importante como muchos piensan. La clave está en que el eneagrama nos ayuda a emprender un viaje; un trayecto con destino a nosotros mismos.

Os contaremos cómo  lo entendemos nosotros (entrando de lleno en la sombra de nuestro personaje).  A su vez, pensaremos en voz alta sobre lo que ocurre cuando comienzas a profundizar en el eneagrama y la neurosis comienza a remitir.

DICCIONARIO DE ENEAGRAMA.

Muchas veces, vemos que quien se acerca al mundo del eneagrama rápidamente quiere saber cuatro cosas de cada eneatipo y acertar cuál «es mi número». El trabajo del eneagrama no va por ahí. Hay que darse tiempo, tiempo para entender bien la teoría del eneagrama y tiempo para el autoconocimiento. Dicho esto, dentro de la teoría destacaríamos dos aspectos. Por un lado, entender bien cada eneatipo no es tan sencillo, hay que leer o escuchar mucho para entenderlos de verdad. Por otro lado, conviene, antes de meterse a saco con los propios eneatipos, pararse un rato a integrar ideas básicas del propio eneagrama de la personalidad. Por ello, hemos creado este diccionario. La idea es aclarar algunos aspectos que, normalmente, no quedan tan claros a la hora de encarar el estudio de esta poderosa herramienta.

¿Para qué sirve el eneagrama?

Parece que, por suerte, el eneagrama cada vez despierta mayor interés. Hay decenas de perfiles en la red hablando del tema y mucha gente se acerca a esta herramienta seducida por la idea de identificarse con un eneatipo.

Todo esto es esperable, pero está muy lejos de entender el sentido profundo del eneagrama. 

De hecho, saber para qué sirve realmente el eneagrama quizás no sea tan evidente como parece.

Si te interesa el tema, te animamos a echar un ojo al post.

Pasiones, fijaciones y mecanismos de defensa en el eneagrama

Cuando hablamos de eneagrama, solemos usar palabras claves para definir cada eneatipo. Por ejemplo, asociamos la envidia con los cuatros o el miedo con los seises. Pero ¿Qué son estas descripciones? ¿Son pasiones? ¿Son fijaciones? ¿Son mecanismos de defensa?

Por otro lado, decimos que hay eneatipos racionales y, a la vez, afirmamos que el eneatipo seis, el más racional de los racionales, el miedoso del eneagrama. ¿Cómo puede ser que si es tan racional, luego sea tan miedoso? No es acaso el miedo una de las emociones básicas.

Sobre todo ello, va el post de hoy; así que, si lo ves interesante, te invitamos a acompañarnos. Eso sí, vente con tiempo, pues nos ha salido un post de bastante envergadura. !Ojalá sea de tu interés!

El eneatipo 9, la pereza (de sí mismo)

Muchas veces se presenta al nueve como una persona holgazana y perezosa; lo cual, no es demasiado atinado. En palabras de Claudio Naranjo, el nueve tiene pereza, pero “pereza de sí mismo”. No se escucha y pasa su vida confluyendo con los demás.

Si te apetece conocer mejor a este eneatipo ubicado en la parte más alta del símbolo del eneagrama, ¡este post te gustará!

El eneatipo 7, la gula.

Hoy toca conocer en profundidad al Peter Pan del eneagrama, un goloso que aparentemente siempre está contento. Y si es tan feliz ¿para qué va a cambiar? Y si es tan alegre, y la alegría evidentemente es una emoción ¿Cómo es que es un eneatipo racional?

Los sietes, como no podía ser de otra forma, dan mucho juego; pero, como todos los eneatipos, tiene una sombra bien alargada.

Sobre todo esto, y mucho más, va el post de hoy. Nos metemos de lleno en el mundo de la gula. ¿Nos acompañas?

Ir arriba