Pasiones, fijaciones y mecanismos de defensa en el eneagrama

Cuando hablamos de eneagrama, solemos usar palabras clave para definir cada eneatipo. Por ejemplo, asociamos la envidia con los cuatros o el miedo con los seises. Pero ¿qué son estas descripciones? ¿Son pasiones? ¿Son fijaciones? ¿Son mecanismos de defensa?

Para entender bien las descripciones de los eneatipos conviene saber cuándo estamos hablando de pasión (emoción), fijación (cognitivo) o mecanismo de defensa (acción). Las pasiones son únicas en cada eneatipo; es decir, aunque cualquiera puede ser vanidoso, lo neurálgico del 3 es la búsqueda de reconocimiento. Las fijaciones con también bastante concretas en cada eneatipo. Nuevamente, cualquiera nos podemos poner vengativos o demasiado dominantes; pero, será siempre el 8 quien se lleva la palma en este sentido.

Mientras tanto los mecanismos de defensa también tienen su eneatipo más concreto; pero, muchas veces introyectos o retroflexiones aparecen en el día a día de cada uno de nosotros (más allá del eneatipo).

Por otro lado, decimos que hay eneatipos racionales y, a su vez, afirmamos que el eneatipo seis es super-racional, es el miedoso del eneagrama. ¿Cómo puede ser que siendo tan racional, luego sea tan miedoso? ¿No es acaso el miedo una de las emociones básicas?

1 UN POCO DE HISTORIA

El eneagrama se divide en tres triadas: los emocionales, los racionales y los viscerales. En cada triada, tenemos tres eneatipos y cada uno de ellos, a su vez, se divide en tres subtipos en función de sus instintos (social, sexual y conservación). 

Todo ello queda registrado en un símbolo de origen misterioso: el símbolo del eneagrama.

Curiosamente, a la hora de explicar cada uno de los nueve eneatipos, más allá de la triada a la que pertenezca, lo podemos hacer bajo tres parámetros. Una estructura (o estrategia) emocional que se manifiesta como pasiones, una estructura intelectual o cognitiva que se manifesta como fijaciones y una estructura visceral que se manifesta como mecanismos de defensa.

Sabemos que el eneagrama tiene un origen misterioso (supuestamente milenario y de origen sufí). Gurdjeff se lo hace llegar al boliviano Óscar Ichazo y éste se lo transmite a unos pocos elegidos entre los que, por suerte, se encontraba Claudio Naranjo. Lo que él recibe en su retiro de 40 días en Arica (Chile) a finales de 1970, son ideas básicas y nombres clave para cada eneatipo. Una especie de protoanálisis. Muy interesante, pero todavía en pañales.

Estas nociones relativamente rudimentarias son integradas por el psiquiatra chileno y les va dando forma con el paso de los años. A principios de los setenta comienza a explicar el eneagrama a un selecto grupo en Berckeley (California). Por ahí andaban como alumnos Richard Riso, que difundió el eneagrama por Estados Unidos, y también un jesuita que lo trajo a Europa. A partir de aquí hay diferentes “versiones” del eneagrama y cada una tiene matices que pueden resultar más o menos dudosos. A Naranjo no le gustó cómo se estaban distorsionando sus ideas de partida y prefirió seguir sus enseñanzas en un programa que ideó especialmente para ello: el SAT.

Así, por un lado, hay mucha información del eneagrama que se puede encontrar por la red o en libros de autores más lejanos a la enseñanza naranjiana. En ella se pone el foco en la virtudes de cada eneatipo y heredan conceptos “americanizados” para definir cada personalidad. A nosotros no nos interesa demasiado este enfoque, aunque si tienes curiosidad por el tema puedes echar un vistazo a este post.

Por otro lado tenemos el legado de Claudio Naranjo, que pone el énfasis en la sombra de cada eneatipo y realiza una descripción compleja y completa de cada uno de ellos. Además, Naranjo aprovecha el eneagrama para enlazarlo con otras técnicas o filosofías. Esta visión es la que hemos aprendido e intentamos transmitir.

«(…) Uno de los más destacados dones de Gurdjieff, abundantemente conocido por quienes tuvieron la suerte de rodearlo, era su capacidad de confrontar a la gente con duras verdades. Tal vez la semejanza principal entre la escuela de Gurdjieff y la de Ichazo (que se decía «maestro de la espada») era una guerra cotidiana al ego, y la teoría del protoanálisis en el contexto de su trabajo alimentaba un proceso de mutua y continua «reducción del ego». Últimamente, dicen algunos que es mejor no pensar en los malos aspectos de uno mismo y concentrarse en lo positivo. Más particularmente, se dice que en la presentación del eneagrama de los caracteres se ha insistido en demasía en lo negativo sin prestar igual atención a los «rasgos positivos» de los tipos humanos. Tal actitud sólo puede venir de individuos que no comprenden el enorme valor transformador que tiene este conocimiento, el cual, dejando a un lado el cuidado de estas personas por su imagen y su autoimportancia, se utiliza para examinarse y no meramente para incrementar la cultura o congratularse.» Claudio Naranjo.

FORMACIÓN online de ENEAGRAMA.

Acceder a FORMACIÓN online de ENEAGRAMA.

Mapear las relaciones entre los 9 eneatipos.

Con todo ello, es importante dar por bueno que no somos lo que hemos pensado que somos. Que tanto Gurdjieff, como Ichazo, como Naranjo, nos están apuntando que lo que realmente somos es la esencia que se esconde bajo el personaje. Y esta máscara fue construida por pura supervivencia en la infancia.

Es decir, el niño que fuimos formó su personalidad para conseguir el cariño de sus seres cercanos y, en cada caso, se apasionó con algo concreto (envidia, miedo, ira…). Esta pasión fue anclada con las fijaciones. Los mecanismos de defensa protegieron esta simbiosis pasión-fijación.

También es prudente recordar que nuestra historia (o lo que recordamos de nuestra historia), muchas veces, no es tan objetiva y fiel a la realidad como suponemos. De hecho, con el trabajo personal, de alguna forma, se va reescribiendo esta historia. En este sentido, la consultora Ceciliia Hecht, apunta:

“Nuestra realidad, como seres lingüísticos que somos, está directamente vinculada con la forma en que generamos sentido a través de nuestra narrativa profunda.  Todos tenemos un mito-guía, un relato sobre quiénes somos, qué es posible, qué consideramos real.

Ahí está el peligro porque la historia que nos contemos puede limitar realmente nuestras vidas. Al mismo tiempo allí reside nuestro pleno potencial: si nos hacemos responsables y nos permitimos cambiar nuestra mitología interna, las barreras se abren y la vida se puede transformar. (…) La experiencia de un entendimiento, aquí y ahora, en donde todo parece tener sentido en la trama misteriosa y genial de la vida, de esa felicidad vivida como conciencia.

Cómo hacemos para hacer el traspaso de una mitología de la separación, tanto de los otros como de la Naturaleza, hacia lo que en palabras de Dante «mueve al sol y a las demás estrellas»: el Amor.

Por ello, es tan importante contarnos la verdad y revisar de nuevo nuestra vida. Pero toca hacerlo a corazón abierto, sin miedo, con la confianza de que tal y como se hicieron las cosas fue la mejor manera de hacerlas. Desde ahí, podemos entrar de lleno en este mundo de las pasiones, fijaciones y mecanismos de defensa.

2 ¿QUÉ SON LAS PASIONES, FIJACIONES Y MECANISMOS DE DEFENSA?

2.1 LAS PASIONES DE LOS ENEATIPOS

Conocer bien las PASIONES de los ENEATIPOS del eneagrama es fundamental para seguir profundizando en las fijaciones y mecanismos de defensa.

Muchas veces la palabra clave de cada eneatipo no es tan intuitiva como nos gustaría y conviene matizar bien qué significa exactamente cada pasión para poder sentar las bases de un conocimiento profundo de esta maravillosa herramienta.

….

ACCEDER AL POST PASIONES

2.2 LAS FIJACIONES 

Como bien sabemos, las pasiones tienen que ver con la emoción, mientras que las FIJACIONES, nos remiten a los estilos cognitivos de cada eneatipo. Desde ahí, llegamos a sus falsas creencias o, en palabras de Claudio Naranjo, a sus ideas locas.

Distinguir las fijaciones principales de cada eneatipo es clave para entender este maravilloso mapa que es el eneagrama.

 

acceder al post FIJACIONES

2.3 LOS MECANISMOS DE DEFENSA DE LOS ENEATIPOS

Cuando hablamos de pasiones nos referimos a la parte emocional del eneatipo. Cuando hablamos de fijaciones nos estamos refiriendo a las tendencias cognitivas de cada eneatipo y, desde ahí, llegamos a las ideas locas. En paralelo a ellas, y muchas veces entremezclados, aparecen los MECANISMOS de DEFENSA. Éstos tienen que ver con cómo pasa a la acción cada eneatipo y los patrones de comportamiento habituales de cada uno de ellos.

Aunque cada eneatipo tiene su MECANISMO de DEFENSA estrella, algunos de ellos son compartidos por varios eneatipos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es 3-Pasiones-fijaciones-y-mecanismos-de-defensa-en-el-eneagrama.-1.png

Acceder al post LOS MECANISMOS DE DEFENSA DE LOS ENEATIPOS

 

3 PALABRAS CLAVES PARA CADA PASIÓN, FIJACIÓN Y MECANISMOS DE DEFENSA POR ENEATIPO.

Eneatipo 1

Pasión (tendencia emocional): La ira 

Fijación (pauta fija de pensamiento): La perfección (corrección).

Mecanismo de defensa: Actitud reactiva + Insatisfacción

Eneatipo 2

Pasión (tendencia emocional): El orgullo.

Fijación (pauta fija de pensamiento): La seducción +Generosidad egocéntrica (falsa abundancia).

Mecanismo de defensa: Represión

Eneatipo 3

Pasión (tendencia emocional): Vanidad.

Fijación (pauta fija de pensamiento): El autoengaño (prestigio) / complacencia.

Mecanismo de defensa: Identificación + transferencia.

Eneatipo 4

Pasión (tendencia emocional): Envidia 

Fijación (pauta fija de pensamiento): Insatisfacción (victimismo -sufrimiento) / compensación (sentirse especial) / comparación / Falsa carencia.

Mecanismo de defensa: Introyección  + retroflexión.

Eneatipo 5

Pasión (tendencia emocional): Avaricia.

Fijación (pauta fija de pensamiento): Desapego (autonomía) / Mezquindad.

Mecanismo de defensa: Aislamiento (huida).

Eneatipo 6

Pasión (tendencia emocional): Miedo 

Fijación (pauta fija de pensamiento):  Búsqueda  de seguridad / Acusación / Idealiza la lealtad / cobardía -duda (paranoia).

Mecanismo de defensa: Proyección 

Eneatipo 7

Pasión (tendencia emocional): Gula 

Fijación (pauta fija de pensamiento): Autoindulgencia (planificación) / manipulación.

Mecanismo de defensa: Racionalización / sublimación (búsqueda del placer -optimismo-) / Deflexión.

Eneatipo 8

Pasión (tendencia emocional):  Lujuria (sadismo) 

Fijación (pauta fija de pensamiento): Venganza (desafiador) / Dominación / castigo / prepotencia.

Mecanismo de defensa: Negación: idealiza la fuerza (Desensibilización) – evita la debilidad.

Eneatipo 9

Pasión (tendencia emocional): Descuido (pereza de sí mismo -autoolvido-) 

Fijación (pauta fija de pensamiento): Indolencia (apatía) / Sobre adaptación (confluencia) / comodidad.

Mecanismo de defensa:  Narcotización (deflexión) / Retroflexión /  Deflexión.

Así, cada eneatipo cumple los mismos patrones de comportamiento emocional, racional y visceral, pero usando diferentes estrategias.

Desde aquí, nuevamente, se entiende la riqueza del eneagrama, a pesar de que muchos tienden a simplificarlo en exceso y nos hacen pensar que un eneatipo emocional no tiene dos dedos de frente y un eneatipo racional es incapaz de conectar con ningún tipo de emoción.

Está claro que no es así; como iremos viendo, un tres puede parecer más racional que el más racional de los racionales y un seis puede estar apegado al miedo de manera brutal. Y el miedo, evidentemente, es una de las emociones básicas que todos sentimos.

Por todo ello, es tan importante poder profundizar con detenimiento en cada eneatipo y no sólo quedarnos con cuatro ideas sueltas que, en un momento, pueden confundir y no dar una dimensión real del potencial del eneagrama.

Texto redactado por Haiki

Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó

También te puede interesar: 

LAS TRES TRIADAS DEL ENEAGRAMA

20 PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE ENEAGRAMA.

El eneagrama según Claudio Naranjo

GUÍA RÁPIDA DE ENEAGRAMA

 

 

4 comentarios en “Pasiones, fijaciones y mecanismos de defensa en el eneagrama”

Deja un comentario

Ir arriba