Haiki
No Comments 403 Views

Los PELIGROS del ENEAGRAMA

Un martillo se puede usar para bien, para clavar un clavo, o para mal si lo usas para dar en la cabeza a alguien. Así que, casi todo, incluso el eneagrama, mal usado, puede tener sus peligros. Por ello, nos esforzamos tanto en explicar lo aprendido directamente desde la fuente que para nosotros es más fidedigna: Claudio Naranjo.  No es que nosotros hayamos tenido ninguna bendición especial para hacerlo; simplemente es lo que hemos conocido. Desde ahí, hemos visto nuestra propia transformación personal y es lo que intentamos compartir por si a más gente le puede ser de ayuda.

No queremos decir con esto que lo único que haya que hacer sea leer al maestro chileno; pero, sí decimos que, más allá de él, hay mucho eneagrama distorsionado que él mismo llamaba eneagrama azucarado.

Pero, incluso si aprendemos del buen eneagrama, puede haber algún que otro peligro. Si te interesa este tema, estás en el sitio adecuado.

Podríamos distinguir dos tipos de problemas o peligros básicos: por un lado, los que se derivan de aprender el eneagrama de la fuente incorrecta y, por otro, los que también se producen incluso acudiendo a fuentes fidedignas y profundas.

1 EL ENEAGRAMA NAIF.

Mucha gente entra en este mundo con el único objetivo de “adivinar” su eneatipo y además lo hace haciendo test de eneagrama. Sobre todo ello ya hemos hablado por aquí, pero conviene tener claro que si pensamos que haciendo un test nos vamos a poder ubicar, podemos estar casi seguros de que nos ubicamos mal y, además, pensaremos que somos un eneatipo en vez de otro. 

Es decir, si no tenemos claridad con el tema, pensamos que somos el personaje cuando, en realidad, eso es justo lo que en esencia no somos; el eneatipo es nuestra parte más neurótica que se identifica con un personaje. Con ello, nunca somos un tres o un seis, nos identificamos con uno u otro personaje y para estar más o menos seguro, más allá de un proceso largo de autoobservación necesitamos entender bien los tres subtipos de cada eneatipo (ver aquí) para terminar identificándonos con una de las 27 formas de ser.  Así, más que hablar de eneagrama podríamos hablar de icosheptagrama

En cualquier caso, más allá de los test y las prisas para saber qué eneatipo somos, el otro peligro que aparece es que en muchas versiones del eneagrama no se respetan los pilares fundamentales del mismo. Es decir, el eneagrama es una herramienta milenaria que gracias a Gurdjieff llegó a occidente de la mano de  Ichazo y este le traspasó los conocimientos básicos a Claudio Naranjo para que diera a luz al Eneagrama de la personalidad.

Estamos hablando del principios de los setenta; pero, mientras el maestro chileno iba desarrollando y explicando este eneagrama con una descripción muy pormenorizada de cada eneatipo -partiendo de la idea de que todos tienen una neurosis básica que se traduce en pasiones y fijaciones-, otros autores siguieron caminos diferentes.

Estos otros caminos (por autopistas sin peaje), complican mucho la DESidentificación del ego y el contacto con nuestra parte más esencial. 

Hablar ya de espiritualidad, con estos mimbres, será una utopía.

La realidad es que, Claudio Naranjo no escribió nada de eneagrama hasta 1996 (Carácter y Neurosis); pero, mientras tanto, otros muchos aprendices de eneagrama, con cuatro ideas más o menos acertadas, dieron paso a lo que se conoce como eneagrama azucarado.

También, es cierto que no es lo mismo leer a Hellen Palmer (que sí estuvo en las primeras transmisiones de eneagrama por parte de Ichazo) que a otros autores que fueron distorsionando todo el conocimiento inicial de este eneagrama basado en la psicología de los eneatipos (ver aquí). 

También muchos jesuitas lo llevaron a su terreno y comenzaron a explicar una versión más mojigata del eneagrama.

Nosotros mismos aprendimos, en un principio, de un franciscano. El hombre ponía buena voluntad y entusiasmo, pero lo que allá aprendimos no tiene nada que ver con lo que vendría luego.

El eneagrama naif no es que se enfoque en la luz o en las verdaderas virtudes de cada eneatipo; el problema es que escoge supuestas características de un eneatipo y las ensalza como bandera del eneatipo. 

Sobre el tema de las falsas virtudes ya os hablaremos otro día con más detenimiento; pero, por ejemplo, dan por hecho que todos los seises son leales y se centran en potencia esta supuesta característica. La realidad es que los seises viven en la angustia del miedo y, desde ahí, se centran en la duda-seguridad. Es más, muchos seises a través de un exceso de lealtad, se someten a una autoridad con lo cual dependen en exceso de un otro que siempre está por encima de ellos.

Si lo vemos desde aquí, la lealtad, obviamente, puede ser un problema. Al tomar conciencia de él, existen posibilidades de cambio para que los miedos se vayan acercando al coraje que es su verdadera virtud.

Estamos hablando de cuatro décadas de libros de eneagrama con esta filosofía light. Pero, igualmente peligroso ha sido la eclosión de webs, blogs o perfiles en las redes de los últimos años con un planteamiento naif y simplista. De hecho, ver que si buscamos “eneagrama” llegamos a tantos lugares poco adecuados, fue lo que nos animó a comenzar a escribir sobre eneagrama según lo que durante más de 10 años hemos aprendido de Claudio Nananjo. Es un término que tiene millones de búsquedas y es una pena que sólo haya un pequeño porcentaje de lugares web donde la información esté realmente bien. 

Es decir, no podemos obviar que en los tiempos que corren se consume mucha más información en la red que en los libros. Tampoco, que mucha gente está viendo todos los días mucho contenido de eneagrama en Instagram y sería bueno que podamos contribuir a que éste sea lo más riguroso posible.

Como siempre decimos, los libros de Claudio Naranjo son maravillosos pero para cuando alguien llega a ellos (si es que llega), ha recorrido un amargo peregrinar de web en web a cada cual más descafeinada.

A todo esto hay que sumar el nuevo peligro que suponen los maestrillos de enagrama. Por aquí uno de ellos.

En la mayoría de estos blogs o webs no se hace hincapié en las pasiones, sino que se habla de características de cada eneatipo y más o menos se da por bueno que, por ejemplo, el cuatro es un ser único y especial, que el dos es una especie de monja misionera o el ocho es el mejor líder del mundo. 

Imagen vista en la web de Descubre

Nada más lejos de la realidad, pero el problema es que todo esto, para alguien no iniciado, suena bien y además parece útil. 

Y decimos parece porque ahí precisamente está el peligro. Si describimos al tres como una persona eficiente que es capaz de lograr lo que se propone, en realidad, estaremos bloqueando cualquier posibilidad de cambio y potenciando su neurosis de excesivo apego a los resultados y al reconocimiento.

Con esta actitud, estamos garantizando que frases como “yo soy así”, nuevamente, se perpetúen y la opción de transformación se evapore. 

2 POSIBILITAR EL CAMBIO

¿Por qué ocurre esto? Porque es mucho más sencillo transmitir esta imagen positiva de cada eneatipo que ponernos a hablar de neurosis, pasiones o mecanismos de defensa.

Esta visión tan poco confrontativa de cada EGO según el eneagrama esconde bastantes peligros.

De esta forma, en muchas entrevistas de trabajo se usa mal el eneagrama buscando gente a tope de neurosis para que haga “bien” su trabajo. Si alguien quiere un comercial, irá a por siete que esté bien identificado con su personaje y lo pondrá a vender. Si alguien quiere un perfil de corte más científico, se elegirá al cinco más esquizoide posible y será el trabajador perfecto.

Obviamente, este tipo de mirada tiene un peaje demasiado caro.

Con este planteamiento vamos creando empresas zombies donde ​​el estado de somnolencia de los trabajadores es lo que interesa a quienes contratan. 

Por contra, empresas con trabajadores conscientes se convertirán en un faro en la oscuridad, un ejemplo de transformación y evolución personal y colectiva.

Para seleccionar personal existen otras herramientas mucho más útiles como los Roles de Belbin o la metodología D.I.S.C.

Por todo ello, no creemos que se deba usar el eneagrama de esta forma.

Por otro lado, más allá de la fuente original, vemos que mucha gente aunque entiende que su neurosis está ligada a su pasión y fijación, en el fondo, no quiere cambiar. Hay un claro enamoramiento del personaje (ver aquí). 

Desde ahí, quizás se hayan dado pasos importantes; pero, falta dar el salto definitivo.

A su vez, son muchos los que una vez tienen claro el tema de los eneatipos y subtipos van por la vida etiquetando de manera muy superficial a la gente. 

Hablar a la ligera de que mi primo es un siete o un cuatro, no tiene mucho sentido.

También, hay quien acaba de llegar a este mundo y exponiendo cuatro cosas de él en un grupo de facebook, espera que otros le digan su eneatipo. Lo increíble del tema es que siempre aparece algún “experto” en el tema que le dice que es un eneatipo concreto y se queda tan ancho.

De hecho, este es otro de los peligros; cuando alguien ya tiene cierto conocimiento del eneagrama para ir diciendo a todos sus amigo el eneatipo que él piensa que son. Mucha gente se pierde diciendo el eneatipo a todo el mundo y no se para a mirarse a sí mismo con honestidad. Evidentemente, esto es un sin sentido más habitual de lo imaginable.

Por último citaremos los peligros que puede tener mezclar a la ligera con otras áreas de conocimiento. Como bien sabéis a nosotros nos interesa mucho la Bionergética, pero avisamos que la relación con el eneagrama existe pero no es tan literal como podríamos pensar (ver aquí).

Intentar unir otros campos como la astrología, más allá de que sea tentador, puede tener más contras que pros. De lo del morfopsicoeneagrama, mejor no hablamos.

Por aquí un vídeo sobre el tema que, en nuestra opinión, está todo pillado por los pelos y no creemos que sea muy cierto.

3 CONOCER, TRANSMITIR Y ENSEÑAR

Son muchos los temas que tenemos que tener claros para usar con responsabilidad esta maravillosa herramienta. 

Más aún siendo conscientes de que hay mucha gente que apenas ha conocido la herramienta y ya se pone a grabar vídeos sobre el tema. No es que lo hagan con mala intención; pero, seguramente, en un principio es complicado ser conscientes de la profundidad del eneagrama.

Finalmente, nos gustaría apuntar que no es lo mismo saber de eneagrama que saber explicar eneagrama. Lo decimos porque por aquí nos encontramos con otro peligro. Gente con nula capacidad didáctica que se empeña en enseñar eneagrama creando cierto desconcierto ante la falta de claridad.

En cualquier caso, si ya es difícil saber de eneagrama en profundidad y tener el don de transmitirlo, mucho más lo es hacer un buen curso de eneagrama. Un curso mediocre es sencillo de hacer: montás un zoom y te pones a explicar lo que sabes. Pero esto no es un curso, es una charla por zoom que podrá estar má o menos bien; pero un buen curso online es algo mucho más complejo y potente. Hacer un curso de eneagrama completo y aprovechando todos los recursos que nos brinda la tecnología es otra cosa. Así que, si quieres echar un ojo a nuestros cursos puedes hacerlo por aquí.

Busca y testea bien de quién aprender, muchos cursos son contraproducentes.

Ya por último, no podemos resistirnos a citar un peligro más sutil, pero igualmente latente. Al igual que el martillo del principio del post lo podemos usar bien o mal, el agua para las plantas es necesaria en su dosis exacta. Si regamos según qué planta más de la cuenta, acabará pudriéndose. Con el eneagrama pasa precisamente esto. Hay personas que se obsesionan con este tema y están todo el día con el foco puesto aquí. Esto es peligroso porque te quita perspectiva. 

En nuestra opinión, el eneagrama es mucho más potente cuando va de la mano de otras herramientas o disciplinas como puede ser la Gestalt o la meditación. Sobre este planteamiento, tenemos este post. 

Por todo ello, toma tu dosis de  eneagrama en su medida correcta y, sobre todo, no te dejes embaucar con las versiones rosas del eneagrama. Estate atent@a los gurús de medio pelo que te hablarán mil grandezas pero que, en el fondo, son todo humo. 

Evita cualquier tipo de test, comienza a leer los libros de Claudio Naranjo; si puedes hacer algún curso de eneagrama, mejor que mejor. 

Pero, sobre todo, tómate tu tiempo para auto-observarte. 

Esto no va de mirar para fuera, sino de poner el foco en nuestro interior.Sólo así, podrás aprovechar al cien por cien una de las mejores herramientas que existen para aprender a vivir mejor: el Eneagrama.

Autores del post: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki).

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top