Haiki
No Comments 504 Views

Las FALSAS VIRTUDES de los eneatipos del eneagrama

Aunque nos gusta estar abiertos a las explicaciones del eneagrama desde diferentes corrientes, al final, siempre volvemos a casa: la visión de Claudio Naranjo.

Desde aquí, se radiografía cada tipo de ego desde su zona más sombría o desde su neurosis.

Mientras tanto, otras corrientes insisten en adjudicar supuestas características muy positivas a cada eneatipo. De hecho, las venden como supuestos dones, cuando en realidad son «regalos» envenenados. Desde aquí llegamos a la idea de Falsas virtudes que intentaremos desarrollar en este post. ¿Nos acompañas?

Como bien sabemos en 1970 nace, de la mano de Claudio Naranjo, el eneagrama de la personalidad, tal como hoy lo conocemos. En realidad, como lo conocemos en una parte del mundo.

El “problema” es que cuando Claudio Nanranjo arrancó con sus talleres de Eneagrama en Berkley, varios de los alumnos que los tomaron comenzaron a hacer sus propias versiones de la herramienta y comenzaron a hacer talleres y libros a principios de los ochenta. 

Mientras Claudio publicaba su magnífico, pero durísimo de leer, libro de Carácter y Neurosis (1995), el resto de nuevos gurús del eneagrama lo enfocan con un punto mucho más “azucarado” y digerible. Desde ahí, las fortalezas placebo campan a sus anchas.

Así que, después del post Los ENEATIPOS según RISO – HUDSON y CLAUDIO NARANJO (ver aquí), no podía faltar esta reflexión sobre Las FALSAS VIRTUDES.

Acceder a Retiro de ENEAGRAMA y YOGA en Ibiza
En un TALLER-RETIRO OFFline vivencial y participativo.
Desde el sábado 08 al MARTES 11 de octubre 2022
Para aprender a vivir con más consciencia y plenitud.

1- 27 NEUROSIS, 27 PASIONES Y 27 FORTALEZAS REALES

Nos encontramos con tres puntos a tener muy encuenta y que diferencian claramente las enseñanzas de Claudio de las del resto en esta maravillosa herramienta que es el eneagrama. 

Por un lado, en nuestra visión del eneagrama la herramienta se convierte en una forma de vida, pues entra directamente en el núcleo de la neurosis. Es decir, damos por bueno que existe un personaje y que entre él y nuestra esencia corre el aire.

Por otro lado, en el planteamiento de Claudio, no son 9 neurosis, son 27 y cada una de ellas pertenece a una pasión que se corresponde con las 27 formas de ser resultantes de aplicar los instintos a cada personaje.

Cada una de las 9 pasiones, ciertamente, tiene su antídoto en la virtud; pero, no conviene perder el foco en que cada virtud se adapta a cada subtipo. Es decir, por ejemplo, la verdadera virtud del seis social NO es el coraje. O no lo es únicamente. El coraje y valentía son necesarios para ir a por su verdadera virtud que es la autoderteminación. Y para eso necesita de la desobediencia. Si no sale del “sí a todo”, no podrá entrar en su toma propia de decisiones. Pero, para ello tiene que transgredir lo que hasta ahora dio por bueno y esto para un seis social es muy complicado. Es un cambio radical que le hace replantearse sus propios valores. Valores que consideraba suyos y que cuando se los vuelve a replantear, siente que son impostados, que le venían dados. Todo esto también puede resonar mucho en algunos treses.

Por último, los eneatipos en la visión de Naranjo, se cuentan desde la parte más sombría, teniendo claro que la virtud o el camino hacia la esencia es el final del túnel. Como hemos ido viendo en cursos precedentes, toca contactar con partes complicadas de nosotros mismos y trabajar desde ahí.

Siendo consciente de todo ello, hoy nos centramos en este tercer punto.

A su vez, tenemos claro que más allá del eneagrama hay mucha literatura sobre las virtudes como en la filosofía estoica. En ella se incide en la idea de que un obstáculo es siempre una excelente oportunidad para entrenar alguna de las virtudes (coraje, humildad, razón, justicia, paciencia, autodisciplina y perdón). 

En este caso, os animamos a mantener la misma actitud pero con la idea de que si nos centramos en nuestra virtud más directa, el camino de sanación se acorta.

Eso sí, tener claro cuál es el camino de sanación y cuál no, es todo un arte. 

Por ello, este tema de las falsas virtudes nos parece tan pertinente.

Próximos CURSOS de ENEAGRAMA en Haiki 

2- FALSAS VIRTUDES (supuestos dones) por eneatipo

2.1- Enfocar en el supuesto DON es aumentar la NEUROSIS

Vendría a ser todo aquello que nos lleva a seguir enamorados del personaje (ver aquí). En muchas visiones del eneagrama, tanto en libros como en la red, se destacan las supuestas virtudes o fortalezas de cada eneatipo. Esto, de partida, pudiera parecer que no tiene nada de malo y, de hecho, si no se tiene una visión más profunda del eneagrama, a simple vista, suena de maravilla.

Lo malo es que afirmar que, por ejemplo, el eneatipo tres tiene un don natural para lograr lo que se proponga y que son personas muy eficientes, lejos de ayudarles, lo que hace es perpetuar su neurosis.

Sería como dar por buenos algunos rasgos de la forma de ser del personaje, en vez de emprender el camino de vuelta a la esencia de cada persona.

Lo podemos ver con otro ejemplo. Si aun siete le indicas que su optimismo y su entusiasmo son sus dones naturales, le incitas a seguir preso de su gula y a seguir pintando la vida de rosa. Este optimismo que a otros eneatipos como en cinco o el cuatro les puede sentar muy bien, a ellos, en exceso les sienta fatal.

2.2- Y las FALSAS VIRTUDES son:

Así, podemos ir profundizando en cada eneatipo y es lo que hacemos en nuestro curso de Eneagrama de las VIRTUDES (ver aquí).
En cualquier caso, os dejamos con un esquema de lo que podrían ser estas falsas virtudes. Es algo orientativo, pero que nos puede servir para estar atentos de cual es el camino a NO seguir de manera automática.

Falsa virtud del Eneatipo 2: Generoso y ayudador (querido y deseado).

Falsa virtud del Eneatipo 3: Eficiente en los logros y competentes (admirado).

Falsa virtud del Eneatipo 4: Humilde y especial (único)..

Falsa virtud del Eneatipo 5: Sabio y autonomo (libre).

Falsa virtud del Eneatipo 6: Leal y seguro (protegido).

Falsa virtud del Eneatipo 7: Optimista y entusiasta (contento).

Falsa virtud del Eneatipo 8: Líder y fuerte (capaz de todo).

Falsa virtud del Eneatipo 9: Paciente y servicial (siempre pensando en el otro).

Falsa virtud del Eneatipo 1: Justo y recto -perfecto- (bueno).

“La mayoría de la gente está enamorada de su drama personal. Su historia personal es su identidad. El ego dirige su vida. Todo su sentido de identidad está invertido en él. Incluso su búsqueda de una respuesta —generalmente sin éxito—, de una solución o de la sanación se convierte en parte del drama.” Eckhart Tolle.

Llegado este punto, nos podríamos preguntar por qué tiene más éxito esta visión del eneagrama que otras, en nuestra opinión, más profundas. La razón es bien sencilla: no les lo mismo que una persona se tenga que plantear que su eneatipo puede ser un cuatro que, en las descripciones que no nosotros hacemos, es una persona envidiosa, sufridora y demandante, a identificarse con cuatro que, en esta versión rosa del eneagrama, es una persona especial, creativa y única.

El problema de, por ejemplo, el eneatipo cinco, no es que sea una persona sabia, el problema es que por querer ser sabio, se aparta del mundo y monta una muralla con los demás. Desde ahí, no puede compartir lo mucho que sabe. Y el camino de la verdadera virtud de nuestros avariciosos va, precisamente, por ahí: por la generosidad.

Eso sí, con esta tabla de las falsas virtudes no estamos diciendo que la justicia o la paciencia no sean una fortaleza. Sí lo son, pero no lo son justo para el eneatipo en concreto. De hecho, si cada eneatipo es capaz de simplemente bajar el volumen del rasgo concreto, la cosa ya cambia. Así, es importante entender que lo importante es entender las motivaciones internas de cada personaje.

La siguiente imagen es la típica que aparece cuando se habla de palabras clave por cada eneatipo y tiene que ver con lo que vamos dicendo:

Todo muy happy y con muchos colorcitos

«Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y hay gente de fuego loco, que llena el aire de chispas. Algunos fuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero arden la vida con tantas ganas que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca, se enciende». Eduardo Galeano

FORMACIÓN online de ENEAGRAMA.

2.3- Los supuestos dones que en realidad son Falsas VIRTUDES

Así, teniendo claro que las virtudes de cada eneatipo, vienen a ser los antídotos de cada pasión, pasamos a ver cuáles vendrían a ser las supuestas virtudes o falsas virtudes de cada eneatipo.

TRIADA EMOCIONAL

ENEATIPO 2

En muchos lugares se presenta al dos como el ayudador. Una persona maravillosa y altruista que está exenta de orgullo.

¿Y por qué no se habla del orgullo del 2? Porque normalmente viene teñido de una amabilidad que lo hace pasar desapercibido. De hecho, no es tan obvia la arrogancia y eso hacer que no parezca orgullo; de hecho, para alguien ajeno al eneagrama le parecerá mucho más orgulloso un 3 que un 2.

Como dice Claudio Naranjo, “el orgulloso goza de sí mismo”. Su imagen auto inflada es natural para él, pues no hace nada (como sí hace el tres) para mantenerla.

Por todo ello, el dos se siente lleno de amor y piensa que esa  es su virtud verdadera; sin trampa ni cartón.  Siguiendo con Claudio Naranjo: “ Y es «verdaderamente» una persona cariñosa. Sólo que cuando emprende el camino de conocerse a sí misma descubre cuánto este ser cariñoso es en el fondo un rol que se confunde con la realidad. Se puede decir que, íntimamente no quiere al otro por el otro y para eI otro, sino para sentirse capaz de amar y, por lo tanto, una persona completa y digna de ser amada”. 

Desde ahí, malamente se puede trabajar con nada. De hecho, se corre el peligro de acentuar la neurosis, pues no se está viendo que esta supuesta generosidad no es tal y que el orgullo ni está en el discurso ni se les espera.

Por ello, es tan importante ser conscientes de que para llegar a la generosidad real, el dos tiene que despojarse de su capa de superioridad y conectar con la humildad. Pero, si no es consciente que se pone por encima del otro, no hay opción de nada. 

La actitud infantil, tierna y seductora del dos, si no se toma consciencia que es una fijación, podría parecer, nuevamente, algo muy bueno. Pero, sobre todo en el dos conservación, le lleva a ser esclavo de su propia necesidad de privilegio.

Por último, muchas veces se presenta al dos como una persona capaz de entender al otro y ser muy empática. Esto puede estar presente; pero, normalmente, hay un volumen demasiado alto en esta empatía; es decir, sí está siendo empático pero porque sabe que, desde ahí, tiene una persona en deuda. Esto le puede, también, pasar a algunos sietes. 

Por ello, es importante no olvidar la motivación que hay detrás de cada supuesta fortaleza.

ENEATIPO 3.

Lo más preocupante de nuestros vanidosos es cuando se presentan como personas con gran capacidad de trabajo y con la cualidad de la eficiencia por bandera. 

Desde aquí, se perpetúa la neurosis y se hace que personas que podrían salir de tanto “tengo que – debo de” sigan a tope con ello y se olviden de su mundo más placentero.

¿Os acordáis del super-yo de Freud? es como si el tres lo tuviera integrando más que el resto y desde aquí, tienen que mantener una imagen concreta. 

También llega un momento muy incómodo en el camino de crecimiento. Un momento en que el tres sabe que esto es un simulacro de lo que, realmente, es; pero, aun así, no puede hacer grandes cambios. Esto es normal y está bien que sea así. Hace falta tiempo y lo importante es ver con claridad la farsa del personaje. Pero si, nos dejamos deducir por lo “bien” que les va a los treses en lo laboral, confundiremos fijaciones con virtudes.

Otra virtud del tres que puede ser bien preocupante es que se entregan al otro y nunca le fallan. Evidentemente, la trampa está en que en esta entrega hay una necesidad loquísima de ser reconocidos, de no ser criticados. 

Esto lo sabemos desde la perspectiva del eneagrama; pero qué complicado es verlo desde dentro. Todo el mundo aparentemente feliz con el tres, y tres sabiendo que esto, nuevamente, es una mentira. Mentira que se pone en evidencia cuando da los primeros pasos en ser él mismo y entonces el mundo ya no está tan contento con él. Eso está genial, pero es complicado de sostener. Por un lado, comienzan a caer relaciones y, por otro, aparece un vacío gigantesco. Hay que estar muy entero para transitar este sendero tan potente y movilizador.

Por último, la idea de que son gente que tiene todo bajo control, no deja de ser un espejismo y, a la vez, una entelequia. 

Por un lado, no hay tal control, pues la vida se encarga de zarandearnos (a los treses y a todos) como quiere. Por otro lado, sí hay ganas de controlar y esto les lleva a estar en el mundo desde la corrección y la rigidez. Con ello, se niegan su parte animal y salvaje y quedan encerrados en un yo falsificado.

ENEATIPO 4

Aquí las tres fortalezas que se les suele atribuir  tienen su trampa relativamente escondida.

Se les presenta como personas creativas, sensibles y únicas.

La creatividad podría ser una fortaleza sino fuera porque la usan para llamar la atención y subliminar su dolor. Esto no es malo en sí mismo, pero les priva de usar la creatividad para fluir con lo que realmente son sin esperar que el otro le preste las migajas de atención o reconocimiento.

Su sensibilidad está muy bien; necesitamos un mundo más sensible y empático, pero el problema es el volumen con el que sienten todo. Si dan por bueno que ellos son todo amor y emoción, se pierden en sucesivas montañas rusas que, para su desgracia, tienen mucho más valles que altos.

Por último, si se sienten tan especiales y únicas entran en el síndrome del artista incomprendido y se boicotean la posibilidad de brillar realmente. No es malo ser una persona especial, lo que no les sienta bien es la necesidad de llamar la atención compulsivamente para no sentirse parte del rebaño.

TRIADA MENTAL

ENEATIPO 5.

Se les presenta como los grandes investigadores y científicos del eneagrama, lo cual, nuevamente, de partida no es ni bueno ni malo. El problema es que para serlo necesitan retirarse del mundo y entregarse a los brazos del conocimiento. Esto implica, normalmente, la renuncia de su mundo emocional.

Muchos cincos pasarán la vida convencidos de que esto está bien así; y, de hecho, harán lo imposible por evitar que el otro les conozca de verdad. 

Por otro lado, se les presenta como gente con sangre fría; lo cual, en determinados momentos puede estar muy bien, pero en general hace que su vida sea demasiado aséptica. Ser consciente de que esta frialdad es un problema, no es tan obvio para ellos. De hecho, cuando alguien no es como ellos, lo perciben como una persona invasiva y entran en estado de alarma. Con lo cual, mal vamos confundiendo al cinco y haciéndole pensar que esta fijación es algo positivo.

Finalmente, se habla del eneatipo cinco como el especialista. Ciertamente, la capacidad de poner foco es importante y al siete le viene como anillo al dedo; pero, a ellos mismos, les causa una desconexión del mundo que los conecta con el mecanismo de defensa del aislamiento.

ENEATIPO 6

Nuestros miedosos, suelen ser presentados como los leales.

Desde ahí, entramos en terrenos muy peligrosos sobre todo en el seis social o deber. Si la lealtad se va de madre, se convierte en fanatismo y no ven más allá de las órdenes que reciben con todo el peligro que ello implica.

También deben, como los treses, vigilar su fortaleza de la eficiencia y su terrible capacidad de trabajo. Si realmente creen que esta es su virtud se convierten en adictos al mundo laboral y su vida se esfuma.

Su tendencia a estar en zona segura les priva de contactar con su verdadera virtud del coraje; así que, más bien les conviene ver dónde está su zona de confort y ver cómo pueden dar el siguiente paso para salir de ella.

ENEATIPO 7

Nuestros niños bonitos del eneagrama son presentados como gente entusiasta, optimista y vital.

Todo ello es cierto, pero si se centran en estas supuestas virtudes el tiro les sale por la culata y se niegan la posibilidad de conectar con la templanza y sobriedad.

Todo el mundo quiere tener un siete en sus vidas, un siete que sea el alma de la fiesta y ponga luz en la oscuridad. Y qué más quiere el ciego que ver. 

Cuando dejamos al siete con estas ideas en la cabeza, en realidad lo que estamos asegurando es que su narcisismo se dispara y no podrá dejar de pintar todo de rosa. 

A su vez, si se enfatiza su capacidad de hacer cientos de cosas y todas ellas con un entusiasmo desbordante, jamás podrá entrar en la quietud y conectar con su parte más emocional. Esto es clave para entender que el mundo de los sentimientos también necesita su lugar.

En el caso del siete social, lo tiene todavía más difícil pues a todo ello ha de sumar la peligrosísima supuesta virtud de ser una persona impecable. Desde ahí, no puede aparecer la necesaria polaridad de ser uno más y poder descansar de tanta magnificencia encubierta de niño bueno.

TRIADA VISCERAL

ENEATIPO 8

El problema de los ochos es que los presentan como maravillosos líderes, lo cual no deja de ser muy contradictorio con su tendencia a ser seres antisociales. Lo que ocurre, es que sus ansias de poder y su potencia natural, en alguna mente patriarcal puede ser sinónimo de liderazgo. 

La realidad es bien distinta y ni siquiera esta fuerza que parece salirle de las entrañas le sienta demasiado bien, pues le lleva directamente al mecanismo de defensa de la negación.

Al ocho le trae más cuenta asumir su pasión por la lujuria y no camuflarla en una especie de grandeza a la que todos debieran aspirar. 

Se les dice que son muy auténticos y directos; que siempre dicen lo que piensan. Eso es verdad, pero lejos de ser una virtud, sería mejor animarles a pensar lo que dicen. A su vez, situarles como garantes de la autenticidad no es un buen plan. Ellos piensan que lo son y que el mundo está lleno de hipócritas y cobardes; pero, esto nuevamente, les sitúa en una arrogancia muy peligrosa.

La plenitud no va por ahí y de hecho, todo ello le aleja de la inocencia que le conecta con su virtud.

ENEATIPO 9.

Nuestros bonachones lo tienen bien complicado, pues no es intuitivo entender que tanta aparente bondad es su peor enemigo. Los nueves, desde ahí, conectan con el sí a todo y todo el mundo piensa que son maravillosos por lo serviciales que son y porque nunca se quejan. Curiosamente, desde aquí caen en el mayor de los masoquismos. Este rasgo lo comparte con el cuatro.También, comparte la idea de ser gente sufrida que todo les va bien con el eneatipo cuatro conservación.

Salir de esta confluencia con el otro, no es fácil; pero, si no lo hacen, siempre tendrán una vida gris que les aleja del potencial brutal que sí tienen dentro. 

También, se confunde su obediencia con su potencial fortaleza de la mediación. No es lo mismo: en la primera se ponen por debajo, mientras en la segunda están de igual a igual. Para llegar a ella (ser mediadores), han de pasar por soltar el hacer robotizado y pasar al hacer desde la conciencia. 

De esta forma, sí pueden ponerse en el lugar del otro sin perderse de sí mismos.

ENEATIPO 1.

Sobre todo en los hombres nos encontramos con que el estereotipo de persona recta y que controla sus emociones coincide con el uno conservación. Así que su neurosis, es considerada como el ejemplo a seguir. 

Mientras tanto la pasión por el bien comunitario del uno social puede jugar en su contra. De partida, es complicado pensar que alguien que no piensa en sí mismo y aparentemente lo hace todo por el bien común, está fuera de sí. ¿Cómo no va a ser eso una fortaleza? A la luz del eneagrama según Claudio Naranjo, vemos claro que en este planteamiento hay mucha rigidez; pero, si no es así, podría parecer que están en su mejor virtud y desde ahí perpetuar su neurosis.

Lo mismo ocurre con su pasión por la verdad y la sinceridad. Por suerte, vamos aprendiendo que la verdad no depende tan sólo de la visión que uno tiene. Esta visión puede estar contaminada por introyectos y falsas creencias que hacen que esa verdad esté demasiado distorsionada. De hecho, más allá de esta distorsión cuando alguien se apasiona tanto por el bien y niega todo lo demás, se polariza en exceso y, desde ahí, todo es demasiado intenso

Estas barreras, camufladas de virtudes, alejan al uno de la serenidad. 

Más sobre el tema, con la gran Melisa Santilli:

3_ SANAR DESDE LA HERIDA.

A su vez, conviene ser muy conscientes de nuestra propia herida; herida de casi muerte en nuestra esencia y que dio paso a la máscara del carácter. 

Si nos reconocemos en esa herida, más allá del beneficio de conocernos mejor, podremos cuidar con mucha más empatía, podremos tener una mirada diferente sobre el otro y, sobre todo, sabremos reconocer la angustia en otras personas y no juzgar lo que vemos; tan solo estar ahí para lo que se nos necesite. Podremos, en definitiva, ser más amorosos y verdaderos; lo cual, no es poca cosa.

En esta herida puede seguir habiendo sufrimiento, pero será un sufrimiento distinto del que tenemos cuando vamos por la vida en piloto automático. De hecho, este sufrimiento, no es tal; pues incluso en el dolor que nos produce reconocernos en nuestra miseria, hay una certeza de que está bien así. De que es necesario pasar por aquí. Con esta claridad, la esperanza se hace forma y nos sostiene para poder pasar a la siguiente pantalla de la vida.

Con todo ello, esperamos que este post te sirva como síntesis de un tema mucho más complejo. Como decíamos al principio del post, las virtudes de cada eneatipo, son tan sólo el final de la película y nos tienen que servir de guía, pero no más.

Si alguien se agarra desde el principio a las virtudes tampoco hará gran cosa. Lo importante es el trabajo sobre sí. Cada uno puede encontrar una vía, pero toca encontrar la manera de trabajar el carácter desde la propia neurosis de nuestro personaje.

La clave está en entender qué puedo hacer hopara mañana estar en un lugar diferente al habitual. ¿Cuál es nuestro siguiente paso en la dirección del ser?

El trabajo real, el del día a día, está en ir saliendo, poco a poco, de la neurosis del personaje y ser cada vez más libres y verdaderos.

Autores: Agnieszka y Lorenzo (Haiki)

Aunque nos gusta estar abiertos a las explicaciones del eneagrama desde diferentes corrientes, al final, siempre volvemos a cada: la visión de Claudio Naranjo.

Desde aquí, se radiografía cada tipo de ego desde su zona más sombría o desde su neurosis.

Mientras tanto, otras corrientes insisten en adjudicar supuestas características muy positivas a cada eneatipo. De hecho, las venden como supuestos dones, cuando en realidad son «regalos» envenenados. Desde aquí llegamos a la idea de Falsas virtudes que intentaremos desarrollar en este post. ¿Nos acompañas?

No te pierdas este vídeo:

Eneagrama: Más allá del ego con Julio Bogeat

También te gustará:

Las VIRTUDES de los eneatipos del eneagrama.

Retiro de ENEAGRAMA y YOGA en Ibiza

También muy recomendable la visión del tema de Fernando Erdman:

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top