Ya sé mi eneatipo ¿Y AHORA QUÉ?

Conocer bien el eneagrama de la personalidad siempre está bien. Pero, si lo hacemos sólo desde la lectura, corremos el riesgo de quedarnos demasiado en la cabeza. Es importante bajar a la emoción y ver cuál es el siguiente paso a dar. Si no pasamos a la acción, podremos saber mucho de eneagrama pero quizás este conocimiento no haya sido demasiado útil.

Nos gusta mucho entender nuestro crecimiento personal como un trabajo. Si no hay un trabajo concreto que hacemos con nosotros mismos, no podemos esperar grandes cambios. Para que la transformación sea real, es necesario ponernos el mono de trabajo y estar dispuesto a darnos una vuelta por los infiernos de uno mismo.

Si te interesa ver qué pasos concretos nos propone esta maravillosa herramienta para seguir avanzando, este post te va a gustar. ¿Nos acompañas?

1 LA IMPORTANCIA DEL PROCESO

Si para llegar a ser consciente de tu eneatipo has hecho un trabajo serio de autoconocimiento ya habrás dado un paso importante. Pero, como siempre decimos, no es el objetivo del eneagrama conocer por fuerza nuestro eneatipo. El objetivo del eneagrama es que nos ayuda a conocernos mejor; por lo tanto, lo importante es seguir aprendiendo de cada eneatipo y, sobre todo, darnos tiempo para integrar todo lo aprendido. Darnos tiempo y tratarnos con amabilidad, siempre es un buen plan. Para ello, es imprescindible entender este viaje como un proceso. Un proceso que nos lleva a la persona más importante de nuestras vidas: nosotr@s mism@s.

De hecho, incluso mal ubicados podemos dar pasos de gigantes en nuestro crecimiento personal. Por ejemplo, si alguien está dudando entre un 1 conservación o un 3 conservación (suele ser más habitual de lo que parece), puede trabajar en su rigidez, exceso de acción y tendencia al perfeccionismo. En este sentido, hay que recalcar que el 1 es el más perfeccionista de los eneatipos, pero otros como este subtipo del 3 no se queda corto. Es decir, hay temas comunes en los que trabajar. Por eso, siempre animamos a localizar la piedra en el zapato que aprieta hoy y ponernos con ella en serio. Ir a lo concreto: ¿Con quién soy demasiado rígido? ¿Cómo puedo ser un poco menos perfeccionista mañana en el trabajo? ¿De verdad que no me puedo tomar más respiros?

Por ello, está bien buscar ese eneatipo con el que nos identificamos y, a la vez, no tener demasiada prisa. También, tener claro que llegar a puerto no garantiza nada. Es decir, cuando de verdad nos cae la ficha y nos reconocemos en nuestro número, podríamos decir que, con ello, nos hemos posicionado en la línea de salida. Hemos dado un paso importante. Para unos esta identificación es un descanso, para otros es un verdadero infierno; pero, para todos, es algo muy importante. Pero ¿Qué hacer llegado este punto?

«Nunca cambiarás tu vida hasta que cambies algo que haces cada día» – John Maxwell

2 PASOS A DAR

El camino de crecimiento personal es lento y, muchas veces, no es es lineal. Incluso puede parecer que vamos en retroceso; pero, en el fondo, vemos que cada vez nos pillamos más. Ser conscientes de nuestra neurosis ya es un paso de gigantes!! Una vez, tenemos esto claro, nos evitamos mucha frustración.

Es importante ir de a poquitos. El ego nos lleva mucha ventaja y tiene mucho músculo; así que, conviene no tener demasiada prisa en que nuestra parte esencial tome las riendas. Es mejor concentrarnos en la mejora continua y ver qué pasito hoy podemos dar que nos aleja de nuestra zona más conocida y nos hace expandir esta zona de confort. NO se trata de salir de ella, pero sí de ver cómo se puede agrandar con más posibilidades.

Damos por hecho que, si alguien está en la triada mental, obviamente tendrá que poner el foco en conectar más con la emoción y así con cada triada. Por otro lado, conociendo nuestro eneatipo podemos comprender mucho mejor nuestra neurosis y comenzar a mejorar atendiendo nuestras zonas más sombrías. Pero más allá, de lo que nos toca en nuestro caracter ¿Qué podemos hacer?

Proponemos TRES CAMINOS que te pueden ayudar a seguir avanzando:

1. EQUILIBRAR INSTINTOS

Poner el foco en el subtipo ciego y ver cómo tomar algo de él.

Es decir, muchas veces ocurre que, por ejemplo, alguien tiene el 3 social muy bajito y aunque es un 3 sexual, el 3 conservación lo tiene bien cerquita (o casi al mismo nivel). En este caso, se trata de mirar al tres social con cariño y ver qué podemos tomar de este instinto en nuestra vida.

En palabras de nuestro máximo referente, Claudio Naranjo: «definitivamente, en el curso del proceso, hay un cambio en el subtipo. Los subtipos se equilibran. Así, un debilucho Seis conservación, fóbico e inhibido, será más fuerte, parecido al subtipo sexual.»

Para ello, es muy importante que tengas bien controladas las 27 formas de ser (ver aquí).

2. RELACIÓN ENTRE ENEATIPOS

Entender muy bien qué podemos tomar de positivo de los eneatipos con los que se relaciona el eneatipo con el que nos identificamos. Es decir que, aunque, de partida, a un cinco le parezca imposible que un ocho tenga algo que le siente bien o un dos NO pueda ver en el cuatro algo que rescatar, !es bueno ponerse a ello! (ver aquí).

Recordamos que, en las enseñanzas de Claudio Naranjo, NO hay centramiento y descentramiento, sino que, cada eneatipo puede tomar lo mejor (y lo peor) de los eneatipos con los que se relaciona.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es haiki-eneagrama-01.png

3. LA VIRTUD DE CADA ENATIPO

Tener clara la virtud que nos lleva a nuestra parte más esencial (ver aquí). Si conocemos el tono de la luz que está al final del túnel, nos puede dar muchas pistas para no perdernos de la dirección a seguir. Eso sí, conviene no enfocarnos demasiado en ello y estar más presentes en cómo mejorar nuestros comportamientos neuróticos del aquí y ahora.

Estos PASOS concretos te ayudarán a crecer como persona o, mejor dicho, al DECRECER del personaje

3 PASAR A LA ACCIÓN

Ahora quizás estés pensando, pero ¿no decís desde HAIKI que no es tan importante identificarse con el eneatipo? Sí y no, nos ponemos un poco cuánticos. Como apuntábamos previamente, es más importante, más allá del eneatipo, ver qué queremos cambiar e ir a por ello. Pero esto no está reñido de intentar entender bien cada eneatipo y sus subtipos y ver con cuál nos identificamos.

Es fundamental pasar a la acción y para ello, como siempre decimos, conviene dar un sólo paso. NO salir a machete de nuestra zona de confort; de hecho, si sólo damos un paso, pero es un buen paso, lo que hacemos es ampliar nuestra zona de confort y, a la vez, vamos dando caña a nuestro ego. 

Por último recordar que, para l@s que estéis en un proceso de mucho movimiento interno, muchas veces es un estupendo momento para que os acompañen en un proceso terapéutico. Nosotros conocemos muy buenos terapeutas y os podemos poner en contacto.

En fin, que esto del eneagrama está genial, pero siempre y cuando lo entendamos como un mapa que nos ayuda a dar pasos que realmente nos sienten bien. De hecho, en nuestros cursos de eneagrama (ver aquí) es lo que más valoran los alumnos. Sobre todo en los zooms, intentamos guiar para que la propia persona proponga acciones muy concretas que le sirvan para, poco a poco, ir en otra dirección. Al ego conviene confrontarlo de a poquitos. A veces los pasos que se proponen son tan sencillos como bailar todos los días 5 minutos antes de ir al trabajo. Puede parecer poco o muy sencillo; pero, cada vez creemos más en el poder de los pequeños pasitos.

Y tú ¿Cómo ves este tema?

Texto redactado por Haiki
Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó
También te puede interesar: 

20 PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE ENEAGRAMA.

El eneagrama según Claudio Naranjo

GUÍA RÁPIDA DE ENEAGRAMA

«Y una vez que la tormenta termine, no recordarás cómo lo lograste, cómo sobreviviste. Ni siquiera estarás seguro si la tormenta ha terminado realmente. Aunque una cosa sí es segura: cuando salgas de esa tormenta, no serás la misma persona que entró en ella». Haruki Murakami

Deja un comentario

Ir arriba