Haiki
7 Comments 8541 Views

EL ENEAGRAMA DE LAS PATOLOGÍAS. Los trastornos de cada eneatipo.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es PATOLOGIAS-ENEAGRAMA-TRASTORNOS-ENEATIPOS-post-haiki-750.png

Mientras, en ciertos sectores, se va extendiendo la visión del “eneagrama rosa” -donde somos eficaces, simpáticos y grandes mediadores-, nosotros pensamos que vale la pena seguir mirando los eneatipos desde donde más duele. Como suele decir Claudio Naranjo, por donde más te aprieta el zapato está el camino a seguir. Sabemos que hacer el trabajo de radiografiar la parte más oscura para, con mucho trabajo personal, ir poco a poco desidentificándonos del ego no es plato de buen gusto.

Es más sencillo vivir en la ignorancia de quien somos en esencia. Aun así, nosotros, como siempre, os animamos a apostar por el camino largo, pero mucho más auténtico. En este sentido, vemos que cuando la neurosis es muy extrema llegan las patologías de la personalidad y, aunque no es tema central de la teoría del eneagrama, conviene no perderlas de vista. ¿Nos acompañas?

Antes de entrar en este tema tan complejo conviene puntualizar que, en nuestra opinión, NO hay trastornos mentales propios de cada eneatipo. O escrito de otra forma, cualquier trastorno o psicopatología puede aparecer en cualquier eneatipo.  Dicho esto, sí que vemos que puede haber ciertas tendencias. Es decir, en determinados casos de neurosis máxima, hay más probabilidades que ciertos eneatipos desarrollen una patología concreta.

Este planteamiento, evidentemente, no lo inventamos nosotros, sino que está en la teoría del eneagrama desde que a principios de los ochenta se publicase el libre Carácter y neurosis de Claudio Naranjo. 

Siguiendo esta idea, uno de los colaboradores cercanos al propio doctor Naranjo, David Barba, apunta en su ponencia del congreso de mapa de Autodescubrimiento (ver aquí):

«Este sistema del eneagrama concibe que en un extremo del ego o la pasión  estaría el trastorno mental; es decir, una persona que por ejemplo sufre de Trastorno Límite de la Personalidad vendría a ser una agudización de los síntomas del carácter. En este caso muy compatible con las características típicas de un eneatipo cuatro. Con todo ello, hay un eneagrama de los trastornos mentales. (…) Un punto de partida es aceptar que todos estamos un poco locos».

Así, como vamos viendo, conviene insistir en que el concepto de neurosis dentro del eneagrama no se entiende igual que fuera. Las personas ajenas a este mundo pensaran en la neurosis como algo cercano a la psicosis. De hecho, si nos vamos a la RAE, tenemos que es una «Enfermedad funcional del sistema nervioso caracterizada principalmente por inestabilidad emocional.» Sin embargo, todos los que seguimos las enseñanzas de Claudio Naranjo entendemos que, básicamente, es el estado natural del ego. Un ego que, ciertamente, tiene pasión por una emoción y, desde ahí, se disocia de la parte esencial de cada persona.

Con todo ello, y partiendo de la idea de que tod@s estamos, en mayor o menor grado, un tanto neuróticos, no es complicado entender que cuando se dispara la neurosis, podemos llegar a ciertos trastornos.

En nuestra opinión, es importante recalcar que cuando hablamos de patológica no hablamos de lo que se entiende comúnmente por locura. La locura, entendida como se suele entender, es otra cosa. También es cierto que está «La locura lo cura» del controvertido Memo que le da otra visión al tema (ver aquí).

Como siempre, lo complicado es contarnos verdad y saber en qué andamos exactamente. Normalmente, no tenemos tiempo para la auto-observación y, por lo tanto, mal vamos a saber si quien comanda la nave es nuestro yo pequeño (ego) o nuestro yo grande (esencia). En este sentido, Luis Fer Cámara apunta: «Nuestra capacidad de conocernos a nosotros mismos s inversamente proporcional a nuestra PATOLOGÍA y, lamentablemente, no somos demasiado capaces de ser realistas al respecto. Es imprescindible conocerse en la relación con el mundo, que incluye sobre todo personas concretas con las que establecer relaciones íntimas, familiares y de colaboración. Los demás tienen mejor ojo, en general, para nuestros defectos y para los patrones de nuestro carácter que nos alejan del amor y la compasión»

De todas formas, en este blog, generalmente, no hablamos de estas patologías y cuando describimos los eneatipos lo hacemos simplemente desde las pasiones, fijaciones y mecanismos de defensa.

Aun así, como ya hemos dicho, en la biblia del eneagrama que no es otra que el libro Carácter y neurosis, Claudio Naranjo explica estos temas con mucho detenimiento.

También, en su libro «Eneagrama de la sociedad», apunta: «Aunque las patologías del carácter no sean sino las manifestaciones más problemáticas de rasgos caracterológicos que se consideran normales, es también cierto que lo «normal» es sólo en menor medida «enfermo» (o si preferimos el lenguaje religioso «pecaminoso») y por serlo así el conocimiento de las patologías reviste el interés particular de hacernos más visible nuestra «sombra» a través de su exageración. (También colectivamente es a través del estudio de lo patológico que hemos venido entendiendo poco a poco la así llamada salud.)»

Con ello, conviene entender que cuando la neurosis del eneatipo se dispara y el volumen del personaje está a tope, nos podemos acercar a un estado patológico o trastornos. Mientras si la neurosis va disminuyendo y nos vamos acercando a nuestra esencia, aparecen las VIRTUDES de cada eneatipo. En este sentido, te puede interesar este post:

Las VIRTUDES de los eneatipos del eneagrama.

También, recalcar que nosotros no somos expertos en este tema de las patologías de los eneatipos; así que, tómate todo de manera orientativa. Muchas veces, lo que tenemos son más intuiciones que certezas claras.

1_ Cuando la NEUROSIS se dispara en cada eneatipo

TRIADA EMOCIONAL

El eneatipo dos tiene muchas ganas de que se le vea. Hagan lo que hagan están pillando más protagonismo del habitual. Desde ahí, pueden llegar a una personalidad histriónica / histérica y también, por sus ganas de ser queridos a un trastorno de dependencia.

Según Claudio Naranjo: «La «psicología oficial» del eneatipo II no ha descrito correctamente la característica falsa generosidad de este carácter, ya que las descripciones del carácter histérico han puesto el acento en el egocentrismo impulsivo, cuando sería más exacto hablar de una complementariedad de egocentrismo y generosidad aparente. Al explicar el carácter histérico, se tiende también a interpretar el erotismo de la personalidad histérica como un fenómeno de origen sexual, cuando sería más real considerar el erotismo como un medio de seducción inspirado por un deseo de amor.»

El trastorno de personalidad narcisista parece lógico pensar que se puede desarrollar más fácil en un tres o en un siete (también en dos y ocho).

La depresión, evidentemente, puede estar en cualquier eneatipo, pero por su forma de ser pesimista y melancólica, quizás el cuatro es quien más boleto haya comprado. Seguramente, también habrá más personas bipolares con este eneatipo que con otro.

El trastorno masoquista, como veremos, es compartido con el eneatipo nueve. Siguiendo con Naranjo: «El tipo IV fue representado en la caricatura de Steig con una imagen que sugiere una sufriente víctima de las circunstancias de la vida y de la gente. Corresponde a la personalidad autoanuladora del DSM-III, incluida en éste tras su revisión. También corresponde a lo que Horney llamaba carácter masoquista, en el cual hay una autoimagen pobre, una predisposición a sufrir más de lo necesario, una gran dependencia del amor de los demás, un sentimiento de rechazo crónico y una tendencia a la insatisfacción.»

TRIADA RACIONAL

Un cinco quizás tenga más probabilidades para  llegar a una Personalidad Esquizoide que, por ejemplo, un ocho. En cinco cueva (conservación) es quien más está en ello.

En palabras de Claudio Naranjo: «La característica de insociabilidad (o «autismo«) de su esquizoide, es algo que podría entenderse tanto en relación con la hipersensibilidad como con respecto a la insensibilidad hacia los demás.  La visión de Kretschmer sobre la esquizotimia fue elaborada ulteriormente por Sheldon, que abrazó la triple concepción de aquél sobre la constitución humana, interpretó la morfología corporal «esténica» como «ectomorfa» (originada en el predominio del ectodermo embrional), y consideró a la disposición esquizoide como una variable del temperamento que denominó «cerebrotónico«.

Nuevamente, el autismo o síndrome de Asperger pueden estar en cualquier eneatipo, pero mucho nos tememos que nos encontraremos más cincos que de otro eneatipo.

En el eneatipo seis podemos ver muchas fobias y ansiedades. Para ellos el mundo es un lugar peligros y no se pueden fiar de cualquiera. Así, si dispara su tendencia a la seguridad y a la duda, pueden caer en estos trastornos. Ah!! y un seis social puede coquetear con facilidad con el fanatismo.

Los siete y su tendencia a la multi-actividad les llevaría a estar muy cerca, en casos extremos, del  trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).

También, como más de un eneatipo, nuestros golosos pueden coquetear con un narcisismo mayor del habitual. En palabras de David Barba, estrecho colaborador de Claudio Naranjo: «El DSM, la biblia diagnóstica de los psiquiatras, lo describe con los siguientes rasgos: un aire seguro de sí mismo, confiado, satisfecho, que en realidad se traduce en arrogancia, presuntuosidad, esnobismo, engreimiento. 

El E7 siempre dice que se encuentra de maravilla, que todo le va bien, que su mundo es un paraíso, que la vida le sonríe. Mientras que no contacte con sus sentimientos carenciales,  seguirá creyendo que es un ser muy especial con una inteligencia privilegiada y un encanto fuera de lo común que suele utilizar para seducir.

Sin embargo, es increíble la facilidad con que, a veces, este optimista se hunde en el desánimo y el vacío, una vez que sus expectativas de satisfacerse se ven truncadas. No es raro que el E7 raye, en ocasiones, los trastornos bipolares (con alternancia de las típicas fases maníacas y depresivas). »

De hecho, los sietes desde este narcisismo suelen tener tendencia a salirse con la suya, sobre-explotar a los demás y manipular al personal para que haga lo que ellos desean.

Ciertos eneatipos como el siete (sobre todo subtipo conservación), el ocho y el nueve pueden caer con más facilidad en adicciones.

TRIADA VISCERAL

Los ocho son, en palabras de Claudio Naranjo, antiosociales jugando a ser sociales (en el subtipo social). Así que, más allá de su posible tendencia al narcisismo, también le cae bien el trastorno antisocial.

Según el psiquiatra y humanista chileno: «El eneatipo VIII corresponde al carácter fálico-narcisista de Reich y reaparece hoy día en las personalidades antisocial y sádica del DSM-III. Se trata de una persona orientada al poder, la dominación y la violencia. En el punto VIII vemos a alguien subido a una tarima para hablar a la gente o, mejor, para arengarla con fuerte voz y porte imponente.»

El trastorno masoquista parece que puede resonar más en el eneatipo nueve y también en algunos cuatros (aguantadores profesionales del sufrimiento).

Llegado este punto, parece oportuno rescatar las palabras de Claudio Naranjo en Carácter y neurosis: «En el punto IX, la figura humana sentada evoca unas vacaciones en la playa bajo la sombra de una palmera. Aunque esto pueda ser apropiado para retratar la pereza en el sentido convencional, no sugiere la pereza psicológica de quien no quiere mirar hacia sí mismo ni la característica sobreadaptación resignada del tipo IX. En la clasificación del DSM-III, el eneatipo IX corresponde a la personalidad dependiente, aunque este nombre no resulta adecuado, ya que son varias las personalidades que comparten la dependencia y no creo que constituya el núcleo del carácter del eneatipo IX, que también es resignado, autosubordinador, gregario y conformista».

Así, como vemos, en cada eneatipo con un nivel de neurosis alto puede haber un acercamiento a un trastorno del manual DSM; pero, no tienen porque ser exclusivo de cada eneatipo. A su vez, no dejamos de insistir, en que tan sólo estamos marcando posibles tendencias de cada eneatipo y jamás que un eneatipo, en este caso por ejemplo los nueves tengan un trastorno de personalidad dependiente.

Por último, comentar que es fácil que un uno o uno seis social, con una neurosis potente, llegue a un trastorno de personalidad OBSESIVO-COMPULSIVA (TOC) antes que otro eneatipo.

En este línea os recomendamos también el post de nuestro compañero satero Jordi Pons:

“(…) Eneatipo 1: trastorno obsesivo-compulsivo, trastornos alimentarios, trastorno de personalidad depresivo, comportamientos autodestructivos, culpabilidad paralizadora.

Eneatipo 2: trastorno de personalidad histriónica, somatización, hipocondría, comportamiento sexual coactivo (acoso), trastornos alimentarios.

Eneatipo 3: trastorno de personalidad narcisista, depresión (a veces anhedonia), hipertensión, psicopático, vengativo.”

Acceder.

2 Eneagrama de las PATOLOGIAS (trastornos).

“(…) es muy relevante hablar de patologías porque, en cierto modo, la distinción entre lo sano y lo patológico es más convencional que real. Dicho de otra manera: más aparente que profunda y más cuantitativa que cualitativa. Si bien en cada uno de los tipos de personalidad se puede reconocer a personas con distintos niveles de patología versus integración -de la psicosis, pasando por la neurosis, a los diversos grados de evolución hacia la santidad (una condición de trascendencia del ego)-, es también cierto que el estilo de personalidad de los «sanos» o «normales» constituye el residuo de una patología. Profundamente considerada, la diferencia entre sanos y enfermos no es tanto la diferencia entre presencia o ausencia de motivaciones neuróticas (es decir, pecados), sino más bien diferencias con respecto a cuánto más que eso haya en la persona, o en qué medida la persona haya logrado ser ama de la propia casa más que esclava de su condicionamiento. Así, aun en casos de avanzada autorrealización podemos ver que la persona exhibe residuos de su condicionamiento infantil -sólo que sus rasgos de carácter han pasado a serle útiles más que a constituir impedimentos.»

“(…) Era natural que, siendo psicoterapeuta, me fuese dando cuenta, ya desde el comienzo de mi trabajo con Ichazo, que a cada uno de los pecados o pasiones corresponde a una determinada patología del carácter entre aquellas que se reconocen en la medicina y la psicología. Con ello, a través de la práctica posterior, pude apreciar con claridad creciente cómo la posibilidad de reconocer el propio prototipo entre los caracteres se hace más fácil cuando se conoce no sólo el eneagrama de las pasiones sino también el eneagrama de las patologías.”

“(…) Aunque las patologías del carácter no sean sino las manifestaciones más problemáticas de rasgos caracterológicos que se consideran normales, es también cierto que lo «normal» es sólo en menor medida «enfermo» (o si preferimos el lenguaje religioso «pecaminoso») y, por serlo así, el conocimiento de las patologías reviste el interés particular de hacernos más visible nuestra «sombra» a través de su exageración -también colectivamente es a través del estudio de lo patológico que hemos venido entendiendo poco a poco la así llamada salud-.”

“(…) Hablar de «caracteres» o tipos humanos es algo diferente de hablar de «patologías» o «desórdenes de la personalidad»; por cuanto, se puede decir que, los cuadros anormales descritos por psicólogos y psiquiatras corresponden sólo a la manifestación más acentuada de ciertos tipos humanos. En tanto que, según un reciente libro, sólo alrededor de un tres por ciento de los pacientes que recurren a los auxilios de un terapeuta en Estados Unidos son diagnosticados esquizoides, por ejemplo, seguramente el tipo de carácter que la profesión médica llama esquizoide se encontrará en una proporción considerablemente mayor.

Hoy en día, cuando los libros sobre el eneagrama de la personalidad están despertando un interés creciente en el público, hay quienes critican una orientación que insista demasiado en lo patológico -y me parece que esta protesta, por lo general, trasluce una resistencia al propio cuestionamiento y una preferencia por una manera light, amena e inocua de informarse, muy propia de nuestra época, que se ha rebelado contra la insistencia tradicional de la cultura cristiana en el pecado-.

Por esto, no me esforzaré en complacer a aquellos que querrían una presentación de los caracteres a la manera habitual de los libros de astrología, en los cuales para cada planeta o constelación se mencionan aspectos favorables o desfavorables.”

Extractos de EL ENEAGRAMA DE LA SOCIEDAD

Acceder

3 PATOLOGÍAS DESCRITAS EN EL DSM

Trastornos de Personalidad del DSM-IV (más por aquí).

1.- Personalidad PARANOIDE:

Son personas que sospechan, sin base fundada, que van a engañarlas, son desconfiadas, suspicaces, siempre en guardia porque creen que los demás van con doble intención y que van a intentar sacarles provecho.

2.- Personalidad ESQUIZOIDE:

Son personas que no disfrutan de las relaciones sociales ni de la familia y buscan la soledad. Tienen escaso interés por encontrar pareja sexual.

3.- Personalidad ESQUIZOTÍPICA:

Son personas excéntricas, que suelen llamar la atención bien sea por su aspecto o por creencias raras o pensamiento mágico (supersticiones), suspicaces, con ideas paranoides y aislamiento social.

4.- Personalidad ANTISOCIAL o PSICOPATÍA:

Son personas que presentan un patrón general de desprecio y violación de los derechos de los demás, no se adaptan a las normas sociales, estafadoras, irresponsables, imprudentes y que no sienten remordimiento después de haber maltratado, robado o haber ocasionado cualquier tipo de daño a otros.

5.- Personalidad LÍMITE o BORDERLINE:

Son personas inestables, que se derrumban ante cualquier pequeña adversidad, buscan constantemente apoyo y comprensión y hacen esfuerzos frenéticos por evitar un abandono real o imaginario.

6.- Personalidad HISTRIÓNICA o HISTÉRICA:

son personas caracterizadas por una expresión desproporcionada de los sentimientos, tendentes a dramatizar y buscan ser siempre el centro de atención. Suelen mentir llegando a creerse sus propias mentiras.

7.- Personalidad NARCISISTA:

Son personas que se creen especiales y van buscando el halago y el aplauso de los demás. Carecen de empatía, por lo que no son capaces de comprender los sentimientos de los otros, provocando rechazo y alejamiento.

8.- Personalidad por EVITACIÓN:

Son personas de sensibilidad extrema, con sentimientos de inferioridad y miedo al rechazo o descalificación de los otros. Tienen miedo a implicarse emocionalmente por miedo a sufrir un desengaño.

9.- Personalidad por DEPENDENCIA:

Son personas inseguras que se sienten indefensas y tienden a la sumisión a una persona que les haga olvidar sus temores a la incertidumbre y al abandono.

10.- Personalidad OBSESIVO-COMPULSIVA:

Son personas perfeccionistas, rígidas, llenas de dudas, amantes del orden y con una preocupación excesiva por los detalles, como ponerse a hacer listas de lo que tienen que hacer, hasta perder de vista el objeto principal de esa actividad.

*Extracto de RELATOS NEURÓTICOS de Mercedes Santos Sánchez

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es EL-ENEAGRAMA-DE-LAS-PATOLOGÍAS-haiki-enatipos-trastornos.png

“(…) Los estados patológicos al que abajo de cada uno de los tipos psicológicos tenderían a comportarse según el principio de constancia, en búsqueda de una ilusoria homeostasis. Por este camino se viola una natural inclinación evolutiva a mantener un estado uniforme de desequilibrios con el fin de lograr desarrollar estados psíquicos de organización y complejidad creciente como los sistemas abiertos, según las investigaciones de Von Bertanlanffy y Prigogine.”
Extracto de ENEAGRAMA Y PATOLOGÍA

Acceder.

Imagen de portada: Diagrama visto en página 21 del «El Eneagrama de la sociedad» de Claudio Naranjo 

También te puede interesar:
CARACTERÍSTICAS CORPORALES SEGÚN EL CARÁCTER DE LOWEN / REICH.
RELACIÓN ENTRE LOS TIPOS DE CARÁCTER (Lowen / Reich) Y LOS ENATIPOS Y SUBTIPOS DEL ENEAGRAMA.

Autores del post:

Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki)

7 COMMENTS
  1. Avatar
    jose luis

    El tema del eneagrama me atrapo de una la forma en que lo abordan te invita a que te adentres en la pagina.muchas felicidades.

    1. Avatar
      admin

      Muchas gracias a ti, José Luis, por el interés.

  2. ALBERTO F RAMS FERRUS

    Hola:
    Acabo de ver vuestro Eneagrama de las Patologías y no acabo de estar de acuerdo del todo. La personalidad histérica me parece más bien el E4 que el E3, que es el más contenido ( así que obsesivo) de los histéricos en general ( E2,E3,E4). La Personalidad limítrofe, no solo está en el E4, por otra parte. Pertenece a otra taxonomía ( neurosis, Trastorno Límite, psicosis, comos seguramente sabéis). Bueno, saludos cordials. Albert Rams

    1. Avatar
      Mariangeles Alonso Carrasco

      El eneatipo 7 puede tener deficit de atencion sin hiperactividad? O es más propio del 9?

      1. Avatar
        admin

        Efectivamente, El eneatipo 7 puede tener deficit de atención. En realidad, lo puede tener cualquier eneatipo, pero en el 7 será más probable.

  3. Avatar
    Mariangeles Alonso Carrasco

    La depresión por ansiedad o aburrimiento y los sentimientos de vacío existencial son propios del 7? Me pasa a veces cuando no puedo quedar con nadie me aburro

    1. Avatar
      admin

      Hola No necesariamente, Maria Angeles. Como explicamos, las patologías tan solo son posibles tendencias y cada eneatipo tiene la suya.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top