Haiki
No Comments 1616 Views

¿Qué TEME cada ENEATIPO?

Para conocer bien las descripciones de los 9 eneatipos, lo mejor es entender sus pasiones, fijaciones y mecanismos de defensa.

Si luego te animas a profundizar en los subtipos (instintos), tendrás una visión muy buena de lo que es la personalidad del ser humano y los distintos tipos de personaje que podemos ser.

Pero, si te apetece saber cuál es el miedo profundo de cada uno de los nueve eneatipos, en este post te lo contamos de manera sencilla y directa. ¿Te vienes con nosotros?

Sobre el tema de las heridas de la infancia (ver aquí) os hemos hablado mucho. Entender por qué somos como somos es todo un temazo. Pero, muchas veces cuesta entender la formación de nuestro carácter. También es cierto que, ver cómo somos tampoco es tarea fácil. De hecho, el eneagrama tiene la virtud de facilitar este camino de observación. Así que, vamos a ver cuáles son los miedos básicos de cada tipo de ego.

Conviene recordar que más allá del eneatipo con el que nos identifiquemos, todos tenemos una gran base de los puntos centrales de cada triada. Es decir, en mayor o menor medida, todos buscamos por lo menos algo de reconocimiento, todos tenemos cierta pereza a ser lo que realmente hemos venido a ser y, por supuesto, el MIEDO es una emoción básica, y en su justa medida necesaria que a todos nos toca. En palabras de Claudio Naranjo: «Si leemos la secuencia psicodinámica comenzando por la parte superior, podemos decir que una carencia del sentimiento de ser (implícita en la inercia psicológica o «robotización» de la apatía) priva al individuo de una base desde la que actuar, lo cual conduce al miedo. Pero como, de todas maneras, debemos actuar en el mundo por más que lo temamos, nos sentimos impulsados a resolver esta contradicción actuando desde una personalidad falsa, en lugar de tener el coraje de ser quienes somos. Creamos entonces una máscara que interponemos entre nosotros y el mundo y con esta máscara nos identificamos. Sin embargo, en la medida en que, actuando así, olvidamos quienes somos verdaderamente, perpetuamos el oscurecimiento óntico que, a su vez, mantiene el miedo, y así sucesivamente, en un círculo vicioso.»

El tema de los miedos de cada enatipo se suele ver más en la visión del eneagrama de Riso y Hudson que en la de Naranjo. Así que, vamos a intentar hacer un repaso de cada eneatipo, con sus miedos y deseos, desde una mirada más naranjiana. Aun así, en este caso, intentaremos no hablar de pasiones y fijaciones y nos centraremos en estos temores y deseos.

«Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior». Frida Kahlo1

FORMACIÓN de tres meses para el 4 trimestre

1 MIEDOS, DESEOS Y SALIDAS DE LOS ENATIPOS

El miedo del Eneatipo 2: El temor a ser prescindibles

Temen: que su cariño no sea necesario. Tiene miedo a pedir y que su habitual omnipotencia quede en entredicho. Esto esconde un terror a no ser amado.

Le da pavor que no haya alguien a quien poder salvar de sus infiernos. Desde ahí, entran de manera inconsciente pero muy invasiva en la vida de otros.

Necesitan dar mucho afecto, pero, como bien sabemos, también recibirlo. Si no hay vuelta de sus atenciones llegará la frustración.

Deseo egoico: Satisfacer las necesidades afectivas de su entorno. Desde ahí, ser necesitado. Necesitan ser importantes para el otro.

Pasito anti-miedo: Admitir sus necesidades reales tal cual. Prefieren seducir y manipular para conseguir lo que quieren; así que, está bien practicar el pedir a secas. Practicar el ser uno más en el grupo y no llamar tanto la atención.

El miedo del Eneatipo 3: El temor a ser invisibles

Temen: no ser visto por el otro; es decir, es el miedo de no ser reconocidos. Si no reciben palabras bonitas por lo que han hecho contactan con un profundo vacío. Su terror es que les digan que no son válidos.

Hacen mucho (y bien) y si no son tienen sus palmadita en la espalda les contacta con una gran frustración. Parece que si no presentan la consecución de algo, no tendrán cariño y aprecio.

Huye del fracaso.

Deseo egoico: Recibir valoración. Temen (y la vez desean) que les quieran tan solo por lo que son; así que, se empeñan en conseguir logros y éxitos. Necesitan destacar.

Pasito anti-miedo: Ser ellos mismos es un gran reto. Practicar el hacer lo menos posible es un buen plan. Buscar huecos para el placer (sobre en el subtipo conservación).

El miedo del Eneatipo 4: El temor a ser rechazado

Temen: que el mundo no les considere seres únicos y especiales. Contactan con el miedo al abandono. No soportan la posibilidad de no ser elegidos y esto mismo les lleva a ponerse en lo peor.

Ante el miedo a no ser elegidos, se autoanulan ellos mismos, con lo cual se pasan gran parte del tiempo en el fango. Sufren desde la carencia de no ser comprendidos. Por un lado, se habitúan a no ser elegidos y, por otro, esto mismo les sigue dando pavor. Así que, siguen con su tendencia a compararse por abajo y salir siempre perdiendo.

Huye de la mediocridad.

Deseo egoico: Recibir el amor que sí reciben los demás.

Pasito anti-miedo:Confiar en que lo que tiene, tal cual, está bien. Desde ahí, salir al mundo poniendo el foco en compararse lo menos posible. Practicar el dar mucho de lo que tiene en su interior.

El miedo del Eneatipo 5: El temor a ser invadido

Temen: ser invadidos por el otro. Tienen una herida gigante en el rechazo; así que, para ellos los más lógico es no exponerse.

Este miedo a que les vean su inmensa sensibilidad les hace ir a su bola y meterse en un mundo normalmente lleno de conocimiento. Su habitual aislamiento les va minando poco a poco y, al final, llegan al conflicto de que necesitar al mundo y, a la vez, tener un miedo atroz a ser dañados.

Les da terror que el mundo les vea como inútiles o incompetentes. Huyen de la ignorancia.

Deseo egoico: Construir un muro entre ellos y el mundo. Desean acumular mucho conocimiento.

Pasito anti-miedo: Comenzar a compartir un poco de lo mucho que sabe. Practicar el contar sus cosas a gente de confianza. Y, sobre todo, ver cómo puede sacar la cabeza un poco al mundo.

El miedo del Eneatipo 6: El temor a la incertidumbre

Temen: no tener todo bajo control. Si todos los personajes del eneagrama tienen miedo (menos al´gún ocho), el seis se lleva la palma. Su miedo básico es no estar seguro y de ahí siempre busca el lado catastrófico de la vida.

No pueden sostener la incertidumbre la duda les lleva a una angustia vital. Muchas veces la camuflan con un exceso de lealtad por la autoridad o una sumisión a la norma. Desde ahí, su miedo es menos visible, pero les sigue moviendo por dentro. Donde se la juegan es en la confianza. Confianza en ellos mismos y en el otro.

Su tendencia a la lealtad les lleva a ser, normalmente, demasiado obedientes.

Deseo egoico: Estar seguros. Se enamoran de sus creencias. Defienden su posición el mundo y buscan la autoridad.

Pasito anti-miedo: Poner el foco en su mecanismo de defensa de la proyección, para poder bajar la guardia. Intentar confiar un poco más rápido. Probar con alguien concreto.

El miedo del Eneatipo 7: El temor al dolor

Temen: ver la realidad con lo que hay. Huyen de los conflictos y del mal rollo. Su terror es encontrarse con el niño triste que habita dentro de ellos. El dolor les da pavor.

Como no pueden sostener que algo no sea ligero y placentero, se inventan una vida de color de rosa. Desde ahí, nace su tendencia encantar al personal y su adicción al entusiasmo.

Les pierde su optimismo desbocado que les hace meterse en muchos más planes y proyectos de lo que pueden abarcar.

Deseo egoico: Estar contento. Escapar de lo que no bonito. Búsqueda de estímulos constante.

Pasito anti-miedo: Respirar y mirar cara a cara a la realidad. Enfrentarse aunque sea a un conflicto.

El miedo del Eneatipo 8: El temor a la vulnerabilidad

Temen: mostrar su vulnerabilidad. Les da terror que les puedan controlar; así que, pasan a controlar ellos. En realidad, más allá de esta negación, son el personaje menos miedoso del eneagrama. De hecho, son ellos los que suelen atemorizar al personal.

Con ello, niegan todo aquello que no vaya acompañado de fuerza e intensidad.

Nuestros chicos malos tienen un `punto antisocial que les hace ir por la vida sin ver los límites del otro.

Deseo egoico: Su sed por el exceso tapa una profunda necesidad de proteger su niño interno. Siempre en posición de combate.

Pasito anti-miedo: Ponerse, aunque sea por un momento, en la piel del otro. Practicar la mirada compasiva hacia los demás. Abrir su corazón es su gran reto.

El miedo del Eneatipo 9: El temor de ver sus necesidades

Temen: encontrarse con ellos mismos y ser conscientes de que sí tienen necesidades propias. Este temor les lleva a confluir y perderse en el otro. Les da pavor que les dejen y se tengan que enfrentar a sí mismos. Así que, son capaces de estirar relaciones muy tóxicas mucho tiempo.

El miedo a ser, les lleva a no brillar, a acostumbrarse a soportar demasiado y a tener una vida gris.

También tienen pánico al conflicto; así que, se la pasan sin poner límites y haciendo ver al mundo que son los bonachones del eneagrama.

Deseo egoico: Perderse en el otro. Seguir en su hacer robotizado. Piensan aquello de: virgencita que me quede como estoy.

Pasito anti-miedo: Comenzar a mirar sus propios deseos. Aprender a decir NO es su gran aprendizaje.

El miedo del Eneatipo 1: El temor a hacer lo incorrecto

Temen: no hacer las cosas de manera excelente. Su exigencia es tan grande que siempre buscan la perfección. Tienen maravillosos valores y piensan en el bien de la gente; pero, se ponen muy rígidos e impositivos con sus ideas.

No hacer lo correcto es para ellos un gran miedo. Buscan la justicia.

El error es su gran enemigo y se irritan mucho cuando ven el fallo.

Deseo egoico: Que se haga lo correcto según su mirada. Ser muy buenas personas.

Pasito anti-miedo: Dar opción a que el otro pueda tener razón. Practicar la flexibilidad y la empatía.

“– ¿Por qué si uno sabe nadar flota sin moverse y cuando no sabe se hunde?– El miedo pesa, hijo”. «La partida», Miguel Delibes

Con este pequeño recorrido hemos querido dar las claves de cada eneatipo desde la perspectiva de sus temores. Es decir, dar las claves de cada tipo de ego sin entrar en las habituales pasiones y fijaciones.

FORMACIÓN online de ENEAGRAMA.

Acceder a FORMACIÓN online de ENEAGRAMA.

2 Los miedos en los eneatipos según Riso y Hudson.

En el libro la Sabiduría el Eneagrama de Riso y Hudson, podemos ver:

Miedo del Eneatipo 2: Miedo a ser indigno de amor.

Miedo del Eneatipo 3: Miedo a ser despreciable o a carecer de valor inherente.

Miedo del Eneatipo 4: Miedo a carecer de identidad o de no ser importante.

Miedo del Eneatipo 5: Miedo a ser inútil, incapaz o incompetente.

Miedo del Eneatipo 6: Miedo a carecer de apoyo u orientación.

Miedo del Eneatipo 7: Miedo a ser desvalido o quedar atrapado en el dolor.

Miedo del Eneatipo 8: Miedo a ser dañado o controlado por otros.

Miedo del Eneatipo 9: Miedo a perder la conexión, a la fragmentación.

Miedo del Eneatipo 1: Miedo a ser malo, corrupto, perverso o imperfecto.

Izal: Reconozco que aún vive el miedo Me susurra que nunca se irá Pero habéis conseguido asustarlo Ya no grita tanto, ya no duele igual Pero habéis conseguido asustarlo Ya no grita tanto, ya no duele igual
«Es mientras se calcula, mientras se analizan los pros y los contras, que la vida pasa y no pasa nada». Marc Levy

3 Los miedos en los eneatipos según Luis Solinho

En el libro El eneagrama, una brújula para el mapa y el viaje interior de Luis Solinho podemos ver:

Miedo del Eneatipo 2: Miedo a no ser deseado.

Miedo del Eneatipo 3: Miedo a no valer, no tener ningún valor aparte de sus logros.

Miedo del Eneatipo 4: Miedo a no ser importante.

Miedo del Eneatipo 5: Miedo ser inútil.

Miedo del Eneatipo 6: Miedo a a carecer de apoyo, ser incapaz de sobrevivir solo.

Miedo del Eneatipo 7: Miedo a ser desvalido.

Miedo del Eneatipo 8: Miedo ser dominado.

Miedo del Eneatipo 9: Miedo de pérdida y separación; de aniquilamiento.

Miedo del Eneatipo 1: Miedo a ser malo.

Ya nos dirás si te gustó el post y cómo ves tú este importante tema.

Texto redactado por Haiki

Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó

También te gustará:

Pasiones, fijaciones y mecanismos de defensa en el eneagrama

.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top