Haiki
No Comments 510 Views

#MiniEntrevista con Jordi Pons.

jordi-pons-haiki-blog

Esperamos que estéis disfrutando tanto como nosotros, con esta pequeña avalancha de Minientrevistas que estamos publicando.

Con el día de hoy, tenemos la suerte de publicar las respuestas que nos manda Jordi Pons. Para quienes no termináis de tener claro cómo funciona el subtipo contrafóbico del eneatipo seis, esta es la ocasión perfecta para salir de dudas. !Adelante!

1_ ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

!Qué pregunta tan difícil! Si contesto desde mi vivencia y con mis palabras, considero que, he vivido la felicidad como pequeños momentos de plenitud, donde he sentido que todo estaba en harmonía. Como si todo fluyese de forma natural en un equilibrio perfecto, donde yo me he sentido parte de este “todo” y también fluyendo en harmonía con el mundo.

 

También, he vivido momentos de grandes alegrías y momentos de euforia; momentos muy intensos. Pero estos momentos intensos no los calificaría de “felicidad”. Para mí, la felicidad es algo más sutil. Es algo que en ocasiones me es difícil de percibir plenamente cuando lo vivo y que, posteriormente, tomo conciencia de ello desde el recuerdo. Entonces lamento no haber saboreado más esos momentos.

 

Si hago memoria de mis momentos felices, recuerdo que gran parte de ellos han sido acompañado de alguien “especial”. Para mí, es importante poder compartir la experiencia y supongo que eso hace que esta experiencia sea aún mejor. Además, cuando estoy en compañía íntima, me es más fácil dejar descansar a mi “guerrero interior” y predisponerme a una actitud más amorosa desde la que considero que es más fácil conectar con la felicidad.

 

2_ ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal? ¿Cuáles han sido las herramientas que más te han servido y por qué?

Mi juventud estuvo ensombrecida durante unos años por el uso de substancias. Entonces, tuve la suerte de aficionarme al boxeo. Para practicar este deporte hay que estar muy sobrio. Mis ganas de competir me ayudaron a dejar hasta el tabaco. Me aficione lo suficiente como para entrenar todos los días y, posteriormente, empecé a trabajar como monitor de boxeo en dos gimnasios. Entrenar y trabajar cinco días a la semana en gimnasios me condujo a llevar una vida más sana y una cabeza más despejada.

 

En pocos años, decidí iniciar un cambio en mi vida: nuevos amigos, nuevo trabajo, pareja, etc. A los 25 años empecé a trabajar como operario de mantenimiento industrial (mantenimiento de trenes) y por mi nueva profesión me animé a estudiar la doble titulación en Ingeniería Técnica en Electricidad y Electrónica Industrial.

Unos años después, aun habiendo obtenido el título y promocionado en el trabajo, no me sentía satisfecho con mi vida, ni con mi trabajo, ni con mi pareja (con la que estaba desde hacía 10 años). Me chocó mucho haber logrado esta meta laboral que me había auto-impuesto y en la que había invertido mucho esfuerzo, y, sin embargo, no estar satisfecho. Entonces, empecé a estudiar psicología. Me gustó mucho más que la ingeniería. Cursé la licenciatura, dos masters y un postgrado. Empecé a ejercer de psicólogo por las tardes, combinándolo con mi trabajo habitual.

 

Posteriormente inicié la formación Gestalt. Así, gracias a los ejercicios vivenciales de esta y otras formaciones, he podido conocerme y entenderme mejor. Hasta entonces, “pensaba” sobre mí, pero con los ejercicios vivenciales podía observar lo que aparecía, sin distorsionarlo tanto con el pensamiento.

 

Para mí, sin lugar a dudas, los ejercicios vivenciales, el Eneagrama y la terapia individual han sido las mejores herramientas de crecimiento personal.

 

3_ Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.

Como decía anteriormente, considero que, el Eneagrama ha sido una herramienta imprescindible. Yo me sitúo en el eneatipo seis sexual. Sin el Eneagrama me hubiese sido difícil entender y reconocer mi miedo y la tendencia a responder a este de forma contrafóbica. Desde mi neura, percibo una cierta sensación amenazante de lo incontrolable, de las personas y del mundo en general. Definiría este miedo como la tendencia a percibir de forma crónica una cierta sensación de amenaza en el día a día. Una amenaza que puede no tener forma ni nombre, es algo paranoico. Yo lo resumiría diciendo que es una percepción que invita a tener una actitud defensiva (o contrafóbica). Básicamente, es repetir de forma continua el patrón que se construyó en la infancia, aunque ya no exista la amenaza.

 

No me ha sido fácil tomar consciencia de que mi carácter porque mi mente racionalizadora siempre ha sido capaz de construir una explicación “lógica y coherente” que justifica mi comportamiento. Además, siempre me han gustado mucho los deportes y las situaciones de riesgo. Siento satisfacción cuando supero situaciones que me generan miedo y, por ello, puedo tener tendencia a provocarlas. La idea loca está en creer que por superar los miedos me hago más fuerte.

 

A la pregunta de cuál es mi mayor potencial, creo que este es el mismo que mi mayor defecto. Es como una navaja de doble filo. Soy una persona que tiendo a estar en la acción. Tengo un menor contacto con mis necesidades y trabajo duro para conseguir lo que me propongo. Cuando me fijo un objetivo no descanso hasta alcanzarlo. Además puedo llegar a ser muy tozudo e ir contracorriente si es necesario. Generalmente, hago lo que creo que tengo que hacer sin consultar ni escuchar a nadie. Me encanta ser independiente y autosuficiente. Esta es una actitud que me ha ayudado mucho en mi vida y con la que he logrado cambios en momentos que estos eran necesarios.

Pero, también, es una actitud que me genera tensión, cansancio y me impide relajarme. En el presente ya no necesito “luchar”, tengo una vida bastante resuelta y cómoda (trabajo, piso, etc.) y, supuestamente, podría dedicarme a disfrutar de la vida sin más. Pero aun así, me es difícil relajarme y dejar de estar en la acción.

La meditación es mi asignatura pendiente. Además, siento que necesito alicientes que me den un poco de intensidad; adoro los momentos intensos. En ocasiones, me siento como un soldado que ha luchado en una guerra y cuando esta se acaba, se pregunta: ¿y ahora qué hago?

 

Ahora, intento darme cuenta, sumergirme y saborear todo lo posible, esos momentos que al principio de la entrevista he calificado de “felicidad”. Para ello, procuro quitarme la armadura e intento dejar fluir los sentimientos amorosos, porque estoy convencido de que la felicidad solo se puede acariciar desde el amor.

 

Entrevista editada por: Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó (Haiki)

 

Actividad profesional: trabajo como ingeniero en mantenimiento preventivo y correctivo de trenes. Por las tardes, a tiempo parcial, ejerzo de psicólogo desde hace cinco años (sobre unas 8 visitas a la semana).

Enlace de interés: http://www.psicologo-barcelona.cat

 

Haiki en Facebook, AQUÍ

Haiki en Twitter, AQUÍ@_Haiki   

*Haiki está formado por Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó. Ambos desde el 2009, y de manera muy intensa, están al frente de diversos proyectos digitales. Su presencia en la red se sustenta en tres pilares: la arquitectura, la Identidad Digital y nuestra actividad más personal en este blog de Haiki.

*Tanto Agnieszka Stepien como Lorenzo Barnó, han realizado el proceso SAT de Claudio Naranjo y, actualmente, están realizando la formación en terapia Gestalt. A su vez,  tienen segundo nivel de Reiki y son practicantes de artes marciales como Taekwondo, Kung-fu o Tai chi.

* Los editores de esta publicación digital no nos hacemos cargo de de los comentarios y  conceptos vertidos en los textos firmados por otras personas, siendo éstos de responsabilidad exclusiva de sus autores.

  • Tu comentario pudiera ser moderado, por lo tanto, aunque aparezca inmediatamente al ser publicado en la entrada, los editores de esta publicación digital nos reservamos el derecho tanto de editarlo (si fuera necesario, para hacerlo más legible) como de eliminarlo en el caso de que se usen expresiones incorrectas (descalificaciones, palabras malsonantes…). A su vez, si quieres comentar desde el anonimato puedes hacerlo, aunque, nosotros personalmente, agradecemos que tod@s nos podamos identificar.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top