La ALIMENTACIÓN de los eneatipos.

Cada tipo de personalidad tiende a hacer las cosas de manera diferente. Suelen tener hábitos y patrones de conducta particulares, más allá de que la motivación que esté detrás también pueda ser bien distinta.

A la hora de comer, la tendencia a la gula de un eneatipo 7 no es igual que la precisión con que un eneatipo 1 mira su alimentación.

Son mundos complejos y cada egotipo tiene características propias que conviene analizar.

¿Nos acompañas?

1 La ALIMENTACIÓN de los eneatipos:

TRIADA EMOCIONAL

Eneatipo 2

Tendencia:

Al hambre emocional; se reconfortan en la comida.

La comida para nuestros manipuladores orgullosos es un arma de «contrabando emocional». Intentarán compartir momentos preciosos con gente querida a las que seducirán con platos ricos o detalles inesperados.

Se les va la mano con ciertas tentaciones.

Por ejemplo, la madre y padre dos están muy pendientes de qué necesitan sus niñ@s para comer; pero, no está muy conectado con lo que más le conviene comer a él o ella.

Particularidades:

En el subtipo 2 conservación pueden no ser tan extrovertidos a la hora de organizar las comidas.

Si emocionalmente están en demasiada montaña rusa, pueden caer presa de atracones o ciertos desordenes en la alimentación.

Eneatipo 3

Tendencia:

A planificar sus comidas y a entender la alimentación como un hábito social.

Sobre todo en el 3 social gustará de platos especiales y glamurosos.

Comen de manera precisa de modo que habrá cierta corrección en sus platos. De hecho, estas ganas de no desentonar les pueden llevar por ejemplo a comer platos que no les gustan porque el otro se lo ha preparado o porque están en una reunión de trabajo.

Particularidades:

Los 3 conservación concentrará su atención en una despensa bien llena.

Los 3 sexuales lo dan todo en los encuentros de tú a tú y pueden quedar esclavos de dietas para tener su «cuerpo ideal».

Si se les va la mano y están más descentrados de lo normal, podrán sufrir anorexia o vigorexia

Eneatipo 4

Tendencia:

A probar cosas especiales y que al resto del mundo les resultan extrañas. Su estado de ánimo estará directamente relacionado con lo que come.

Serán muy sutiles con lo que comen y cualquier alimento les puede llevar a otro lugar. Su fantasía se puede desbordar. Si, por ejemplo, está comiendo el flan de su abuela, puede entrar en recuerdos muy profundos de su infancia. Viven la alimentación con gran intensidad.

Todo lo alternativo les llamará la atención. Pueden ser presa de más de un capricho.

En la comida pueden volcar gran parte de su dramático mundo emocional.

Su cocina y forma de cocina puede tener un punto caótico.

También sus horarios pueden carecer de disciplina.

Particularidades:

En el subtipo conservación pueden ser más comedidos y disciplinados con la alimentación.

TRIADA MENTAL

Eneatipo 5

Tendencia:

Alimentación un tanto descuidada.

Comen lo más práctico y no se complican demasiado.  Tenderá a comidas escuetas y sencillas. No habrá grandes alardes culinarios.

Si come solo, estará tan contento.  Y, si está solo y con un libro delante mientras come, puede ser el más feliz del mundo.

No es propenso a los cambios y tienden a reprimir sus deseos en la comida.

Eneatipo 6

Tendencia:

Alimentación tradicional y controlada.

Aunque tendrá hecho un buen análisis de lo que debe comer y lo que no, en caso de no cumplirlo, puede ser atrapado por la culpa.

El 6 al igual que el 5 puede estar muy desconectado del cuerpo y, por ahí, tienen margen de mejora a la hora de ser conscientes de cómo se alimentan.

Suelen ser muy escrupulosos y extremadamente cuidados con lo que comen.

Al contrario que el 4, son muy disciplinados en sus horarios. 

En el 6 subtipo social-deber se pueden volver muy estrictos con la comida e intentar que todos los suyos también lo sean.

Le conviene ser más práctico en su día a día y no pensar tanto.

Eneatipo 7

Tendencia:

Son personas impulsivas y glotonas con la comida.

Nuestros golosos y gulosos lo dan todo en la comida, especialmente el subtipo 7 conservación. Los caprichos y dulces pueden ser su perdición.

Tanto el siete como el nueve tienen pasión por la gula. La diferencia vendría a ser que al nueve le da igual lo que come, lo importante es que sea abundante y, normalmente, le sirve para narcotizarse. El siete, por contra, tiene tendencia al exceso pero no necesariamente ha de ser todo tan abundante. Lo importante es que haya nuevos platos sobre la mesa o que sean alimentos que él considera deliciosos. 

Además, para el nueve la compañía en la mesa no es algo tan importante, mientras que el siete valora mucho este espacio para socializar y disfrutar.

Particularidades:

Los siete sociales son más comedidos y, muchas veces, pueden ser por ejemplo convencidos veganos.

TRIADA VISCERAL

Eneatipo 8

Tendencia:

El exceso lo llevarán a todos los terrenos de su vida.

Si pensamos en su alimentación, como es de esperar, será abundante y desordenada. Pueden ser tremendos carnívoros y no atender demasiado a que los alimentos sean saludables. Lo importante es la cantidad y engullen más que mastican.  Eso de “un poco de cada cosa”, para ellos está bien, pero como aperitivo. Luego “me pones un mucho de cada cosa”.  Y desde ahí, desde el exceso, se encontrarán, curiosamente, vacíos. Siempre tendrán ganas de más.

Todo grande y exuberante. Tienen buen saque y de hecho suelen ser bastante grandotes, con lo cual hay que meter mucha comida para sustentar estos cuerpos.

Eneatipo 9

Tendencia:

Se pueden olvidar de sí y dejarse llevar por adicciones varias en la comida.

Son gente totalmente descuidada y, en el terreno de la alimentación, les dará igual qué comer mientras sea abundante en cantidad de comida y en cantidad de veces que se sientan a la mesa. Comen con compulsión.

Son personas a las que les gusta estar acomodadas y sentirse seguras. Por ello, pueden tener una despensa llena para «por si acaso». Esta despensa representa la mochila que ellas mismas llevan a cuestas por no enfrentarse a su propia realidad.

Fueron niños que estuvieron atiborrados y, ya de mayores, piensan que eso es lo normal. Los atracones son continuos y es más que posible que vuelvan a hacer lo mismo con sus hijos. El nueve se auto anula y esta forma de alimentarse es la mejor manera de auto-dañarse inconscientemente. Para ellos, la comida sustituye cualquier contacto con su interior y se dan a ella con pasión. Suelen tener sobrepeso y una salud un tanto mermada.

En palabras del Dr. Naranjo: «Es contra el fondo de este aspecto controlado y disciplinado del eneatipo IX (un rasgo que comparte con el eneatipo I con algo menos de intensidad) como podemos comprender la propensión de este carácter por el alcohol, así como su pasión por comer. Ambas ilustran una compensatoria indulgencia de los apetitos físicos, que no constituye una intensificación de la sensación de estar vivo.»

Eneatipo 1

Tendencia:

A comer lo correcto en el momento adecuado. Tendrá todo calculado meticulosamente.

Puede tener una dieta perfectamente estudiada. Sabrá cuántas proteínas al día tiene que comer y, si no las come, entrará en frustración.

Analizan mucho la comida que supuestamente les conviene y estará seguro de que su elección es la mejor elección. De hecho, si está muy convencido de un tipo de dieta, no dudará en proponerla a su gente cercana.

La proporción de cada plato estará bien calculada.

La doctora Catherine R. Coulter apunta para un tipo de personalidad cercana al 1: «le encanta que le pongan a dieta, y seguirá religiosamente el régimen más espartano. No sólo adopta con placer la última moda nutricional, sino que considera el seguir una dieta especial como un certificado de garantía de su propia seriedad […]»

Particularidades:

En subtipo 1 sexual pueden ser más impulsivos y no calcular tanto sus platos y dietas.

FORMACIÓN online de ENEAGRAMA

2 TRASTORNOS EN EL COMER Y ADICCIONES DE LOS NUEVE TIPOS según Riso – Hudson*

Eneatipo 2

Excesos en la comida y en el consumo de medicamentos sin receta. Atracones, sobre todo de dulces e hidratos de carbono. Comer en exceso por «hambre de amor». Hipocondría para inspirar compasión.

Eneatipo 3

Agotamiento corporal y trabajo excesivo en busca de reconocimiento; adicción al trabajo. Hambre por dietas extremadas; consumo excesivo de café, estimulantes, anfetaminas, cocaína o esferoides; o exceso de cirugía estética para mejorar la imagen.

Eneatipo 4

Exceso de alimentos suculentos y dulces. Consumo de bebidas alcohólicas para alterar el estado anímico, para alternar con la gente, para consuelo emocional. Falta de actividad física. Bulimia. Sedantes, tabaco, fármacos con receta, o heroína para la ansiedad social. Cirugía plástica para eliminar rasgos que no gustan.

Eneatipo 5

Mala alimentación y malos hábitos de sueño debido a reducción de las necesidades. Descuido de la higiene y la nutrición. Falta de actividad física. Fármacos psicotrópicos para estimulación y evasión mentales, y narcóticos y bebidas alcohólicas para la ansiedad.

Eneatipo 6

Desequilibrio en la nutrición debido a dietas demasiado estrictas («No me gustan las verduras»). Trabajo excesivo. Cafeína y anfetaminas para la vitalidad» pero también bebidas alcohólicas y sedantes para calmar la ansiedad. Mayor propensión al alcoholismo que en muchos tipos.

Eneatipo 7

Este es el tipo más propenso a las adicciones: estimulantes (cafeína, cocaína y anfetaminas), metanfetamina (éxtasis), fármacos psicotrópicos, narcóticos y alcohol. Tendencia a evitar otros sedantes. Agotamiento corporal por querer estar «animado». Exceso de cirugía estética; analgésicos.

Eneatipo 8

Caso omiso a las necesidades y problemas físicos; eludir visitas y controles médicos. Exceso de alimentos suculentos, bebidas alcohólicas y tabaco además de exceso de trabajo por querer hacer demasiado, lo cual puede causar un gran estrés» accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardiacas. Importantísimos problemas de control; es posible el alcoholismo y la adicción a narcóticos.

Eneatipo 9

Mala alimentación, por exceso o por defecto, debida a desconexión con uno mismo y a rabia reprimida. Falta de actividad física. Fármacos sedantes y psicotrópicos, alcohol, marihuana, narcóticos para calmar la ansiedad y la soledad.

Eneatipo 1

Excesos en las dietas, en el consumo de vitaminas y en el uso de técnicas de depuración (ayunos, pastillas de dieta, enemas). Comer menos de lo necesario para autocontrolarse; en los casos extremos, anorexia y bulimia. Bebidas alcohólicas para aliviar la tensión.

*Extracto del libro la sabiduría del eneagrama

FORMACIÓN online de ENEAGRAMA

3 La ALIMENTACIÓN de los eneatipos según Hada García Cock

Texto redactado por Haiki

Agnieszka Stepien y Lorenzo Barnó

También te puede interesar:
¿Qué TEME Cada ENEATIPO? El MIEDO En El Eneagrama.

.

Deja un comentario

Scroll al inicio