Haiki
No Comments 610 Views

#Minientrevista con Pepe Guinea.

Pepe_Haiki

Seguimos compartiendo con tod@s vosotr@s estas maravillosas reflexiones que nos mandan nuestros compañeros del camino. !Un placer ser vehículo para ello!

Así que, hoy tentemos un invitado de lujo con nosotros: Pepe Guinea.

1_¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

Umm…!vaya! ¿la auténtica felicidad? Ya he suspendido este cuestionario antes de empezarlo. ¿Resulta que hay una felicidad auténtica y otra que no lo es? Así de reveses me ha dado la vida persiguiendo !la felicidad de mentirijilla! Quien tenga el secreto que lo comparta, por favor. Me repasaré todas las mínientrevistas publicadas en Haiki.

He sido feliz por muchos motivos; en realidad, casi los mismos por los que me he sentido desgraciado en otro momento. Si elimino de mi relación las felicidades con ‘cara y cruz’, las que han conllevado tener que pagar un alto precio en lágrimas, me quedo con los momentos en que he sido de utilidad a otras personas (animado por un deseo genuino de servir, sin pensar en otra recompensa más que poder realizar una aportación a los demás).

He sido profundamente feliz, también, dándome a placeres sencillos. Siendo amigo ocasional de un perro, colocando una tirita a un niño, escuchando llover o tronar o azotar el viento, refugiado en algún parapeto.

He sido feliz acariciando la espalda de mi amada y acompañando con mi respiración su sueño. Caminando y corriendo, saltando de piedra en piedra, casi volando, cantándole a un pájaro o simplemente contemplándolo. He sido feliz en el silencio de una cueva, utilizando una y otra vez mis mismas queridas cosas hasta que de puro desgaste se me han desecho en las manos. He sido feliz colocando monedas en la vía del tren o haciéndome con un buen palo. He sido feliz también escuchando historias contadas una y otra vez generación tras generación… viajando en el techo de un autobús, tomando un café en Portugal o un mango lassie en katmandú. He sido feliz, simplemente, mirando al mar, imaginándome subido al barco cuya lucecita veía a lo lejos.

 

2_ ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal? ¿Cuáles han sido las herramientas que más te han servido y por qué?

En mi caso, llamarlo ‘camino de crecimiento personal’ me resulta un poco pretencioso. Implica haber realizado un crecimiento del que no soy consciente, sigo sintiendo que tropiezo en las mismas piedras que encontré al comienzo del camino y que me causan el mismo dolor. Digamos que distintas experiencias terapéuticas me han ayudado acompañándome a lo largo de mi vida, facilitándome  comprender o aceptar distintas situaciones que por mí mismo he tenido dificultad para superar y poder así avanzar. Siento ser tan genérico…

Creo que, la herramienta que más me han servido es la constancia. Aún sin ganas o abatido, nunca he abandonado los trabajos en los que me he embarcado. He mantenido siempre la esperanza en que en algo me pudieran aportar.

 

3_ Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.

Pues si soy sincero, no lo sé. Quizá el que uno se observe, revise y cuestione sus pautas de comportamiento, comprendiendo cómo se han originado. Hay alumnos aventajados que hasta trascienden a las pasiones de su carácter, !doy fe!

Desde luego que tiene potencial como tema de conversación y es un gran pasatiempo. Yo he leído ‘Carácter y Neurosis’ tres veces y !presumo de lo lindo cada vez que la gente se pone a hablar de sus eneatipos!

Más allá de las bromas… para mí, el eneagrama tiene valor como trabajo de introspección, no como herramienta de clasificación. He deambulado desde un comienzo por diferentes eneatipos y puedo decir que su exploración no ha sido nunca una pérdida de tiempo. Me ha gustado compartir con otros compañeros y comprender sus miedos o motivaciones. ¿Dónde me he situado últimamente en el trabajo yo? Pues es algo que no voy a compartir. Me parece mucho mas divertido que cada uno especule. Lo mismo tengo que reubicarme en función de las aportaciones de los demás y darme un paseito por algún otro número, que !no me vendría mal!

Quizá, por dar pistas, puedo decir que he descubierto una felicidad inesperada en la entrega, aprendido a ser más humilde, a compartirme algo más y a no hacerme tanto de menos ni de más, tratando, simplemente, de dejarme en paz.

*************************************************

Pepe Guinea es un buscador y un superviviente. Ha sido guía de montaña, informático, horticultor apasionado, guitarrista, terapeuta gestalt y fotógrafo, entre otras cosas.

Ha realizado el proceso SAT y buen número de otros trabajos, entre los que destacaría los distintos ciclos realizados con Victor Orive, amado amigo, maestro y mentor.

Actualmente, es un paciente de cáncer más, que trata de aprender a vivir más que nunca con lo que hay, acompañado por buen número de amigos que lo mantienen en pie cuando los ánimos flaquean.

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top