Haiki
No Comments 458 Views

#Minientrevista con  José Luis Gil

jose luis-gil haiki gestalt

Como ya os hemos ido avisando, volvemos con fuerza a retomar nuestra sección de minientrevistas. Hoy es el turno de nuestro compañero José Luis Gil. ¿Nos acompañas?

1_ ¿Qué es para ti la auténtica felicidad?

Rápidamente me viene la alarma de «¡atención!» ante palabras tan grandes como «auténtica» y “felicidad»; de pronto, me llega algo así como una construcción, o más bien deconstrucción subjetiva de estas palabras, donde cada cual le pone los ingredientes necesarios que considera en un momento determinado de la vida.

Siempre me consideré un buscador de la felicidad, desde muy pequeño ya quería ser mayor para poder disfrutar de los bienes de este mundo. A medida que fui creciendo, cada vez me llenaba más y más de experiencias, lugares, personas, sensaciones, que me hacían sentir  feliz. Cuando la gente que te rodea te manifiesta la «suerte que tienes en la vida» o «lo bien que te lo montas» sientes que estás en buen camino en esto del vivir, de la felicidad en sí. 

Un día me di cuenta de que no tenía nada, que mis experiencias se desvanecían en recuerdos confusos de todo lo que había hecho en la vida, sentí miedo, ignorancia, vulnerabilidad, muerte. Me pude ver como una marioneta guiada,  por un consumo caprichoso de múltiples experiencias, entre mi ego y la sociedad capitalista en la que vivo.

Ahora creo que, algo de la felicidad para mí puede estar, en reconocer el pasado, el esfuerzo, la tristeza o sufrimiento, quedarme en el presente, con la sensación de impermanencia, que tanto vacío e incertidumbre me produce. Poco a poco, acaricio esta sensación, temeroso de ello, puedo quedarme cada vez más en una presencia de mí más cotidiana.

Por otra parte, y unido a la  sensación descrita anteriormente de impermanencia, en este mundo, me ayuda mucho en este camino de la vida, el sentir que no estoy solo aquí, que pasan cosas ahí fuera, que hay desigualdad, injusticia, violencia en el mundo que nos rodea, desde ahí puedo conectar con una conciencia y unión a nivel más de comunidad, trascendiendo mi ego individualista hacia algo mucho más relevante y hermoso. 

2_ ¿Cómo ha sido tu camino de crecimiento personal? ¿Cuáles han sido las herramientas que más te han servido y por qué?

Recuerdo, una vez de pequeño, le dije a mi madre que de mayor quería ser actor o teólogo, a lo de actor no le hizo ni caso, respondiéndome ella: «¿quieres ser cura?» yo le contesté: «no, teólogo, quiero conocer a Dios», espero que la respuesta fuera fruto de la curiosidad y no de un narcisismo infantil por mi parte. 

Creo que esta curiosidad me acompañó toda mi vida, y, quizás, esa búsqueda de la trascendencia. Mi contacto con lo terapéutico fue a través del teatro social, fascinado por su poder transformador y repercusión a nivel comunitario, seguí indagando en sus formas de expresión, caí en el psicodrama. Cuando empecé la formación ya me anunciaron que era preciso pasar por un proceso terapéutico, a lo cual con curiosidad y expectativas llegué, tenía 26 años. 

Posteriormente y unido a estancias en Latinoamérica como cooperante, pude continuar mi proceso terapéutico y de formación, más de pleno en la gestalt. Entré en momentos de dudas, de caídas y de sombras, sintiendo que sin mi ideal del yo no era nadie, incluso deslegitimando mi propio proceso a través de cansinos auto-discursos racionales. 

Hay veces que me sigo peleando conmigo mismo, ahora lo hago desde un lugar más amable y menos dañino para mí. La confianza en mí me lleva a confiar en los demás, y desde ahí poder ponerme al servicio en mi profesión y de mi gente.

Durante el programa SAT pude hacer todo un recorrido de descubrimiento y auto-observación cotidiana tomando mayor conciencia de mis centros: emocional, corporal, mental y espiritual. La integración de los mismos me supone un ensamblaje casi diario de  partes de mí que estaban muy desfragmentadas y alejadas de una coherencia más unitaria, en ello sigo con calma, que no es poco.

Otro aspecto que me ayuda mucho en mi camino, es la conexión con mi entorno cercano, es decir, salir de mi espacio de autoconocimiento yoico y poder estar presente en la sociedad, compartiendo mis inquietudes y pudiendo escuchar y unirme a otras personas, otras realidades, poniendo mi energía al servicio de la comunidad, de una forma activa, a nivel socio-político, con la creencia en que «otro mundo es posible». 

3_ Si nos centramos en el eneagrama, ¿cuál dirías que es su mayor potencial? Te animarías a contarnos en qué eneatipo te sitúas y qué es lo que más te identifica con él.                                                                                

Más allá del sistema clasificatorio de la personalidad que aporta la numerosa bibliografía existente, para mí resulta de gran utilidad tanto en mi trabajo personal, como en el trabajo terapéutico, a modo orientativo, de conocer la realidad, desde una forma más completa y compleja.

La complejidad del eneagrama, la da su propio dinamismo y transversalidad en la vida o cultura cotidiana de cada cual, más allá de una supuesta superficialidad en la división de los caracteres.

Podemos aprender mucho sobre el eneagrama, a través de la razón desde la asimilación cognitiva de múltiples conocimientos, pero considero que se necesita una entrega genuina hacia este conocimiento. Por ello, creo que el programa SAT nos da la oportunidad de un aprehendizaje desde la experiencia propia y colectiva para un conocimiento más integral del ser humano.

Me sitúo en el eneatipo 7, Me identifico con este carácter en la constante búsqueda de la novedad, intensidad, alejado del dolor y sufrimiento,  con una tendencia a la insatisfacción cuando lo novedoso es común o lo que sueño se hace realidad. La capacidad de sorpresa ante lo minucioso o lo cotidiano me centra ante mi deriva planificadora hacia el futuro.

Durante el proceso SAT he ido probando en cada uno de los subtipos; prometo que no era un instinto de mi gula, sino una necesidad de poderme colocar y concretar más mi identificación respecto al carácter. A pesar de mantenerme en la incertidumbre, con lo que me cuesta estar ahí, ahora estoy en un proceso de reconocimiento desde el subtipo Conservación, considero que aquí  tengo un importante camino que indagar sobre mí.

 

Actividad Profesional:  

Trabajador Social, Sociólogo y Psicólogo, trabajé en Servicios Sociales en Madrid durante 18 años, complementando mi trabajo con la Cooperación Internacional durante 15 años, siendo expatriado durante temporadas en Latinoamérica. Formado en Psicodrama, Gestalt, Trabajo Corporal, EMDR, Constelaciones Familiares, etc.  Ahora desempeño mi labor profesional en Huelva, como psicólogo en consulta privada, y como  profesor de sociología en Universidad Pública.

También te puede interesar:

#Minientrevistas

https://haiki.es/actualidad/minientrevista/

LEAVE YOUR COMMENT

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RELATED ARTICLES

Back to Top